Top 2011, Mondo Píxel Edition (III)

Termina 2011. ¿Termina pues, y ahora sí, la primera década del siglo, o por el contrario este 2011 ha sido el comienzo de una nueva? La verdadera pregunta que debería asaltarnos en estos momentos es «¿A quién coño le importa?». El videojuego es un medio tan cambiante día tras día que solo pensar en amontonar los tan diversos títulos que llegan a aparecer a lo largo de diez años en una lista, como si eso significara algo, debería ser motivo de náusea inmediata. Hacerlo de un solo año no es menos digno de reprobación, claro, pero ya lo saben: hay formas y formas.

Cada viernes de diciembre y hasta que termine el año, nuestros aguerridos redactores mondopixeleros postearán por parejas sus Top 5 personales e intransferibles, así hasta llegar al viernes 30 de diciembre… Día en que tendrá lugar la espectacular y explosiva TRACA FINAL en la que se decidirá el destino de todos los juegos conocidos (de 2011).

 

El Top 5 personal del año 2011 de MANU GABALDÓN

Con la honrosa excepción del título que ya se imaginan, la distribución digital ha sido el gran protagonista en casa Gabaldón. La llegada del iPad 2, los lanzamientos en Live Arcades y el continuo canje de códigos de indie bundles en Steam han propiciado un definitivo cambio de foco del que escribe a la hora de consumir videojuegos, dejando las tiendas físicas como ultimísimo recurso para regalos y caprichos de paga extra. Y así nos ha ido.

Waves (PC, Squid In A Box).
El subgénero de los twin stick shooters tiene este año a un precioso ejemplar indie con ganas de medirse con Geometry Wars. Y no le faltan argumentos: Waves va cargado de acción contrarreloj, combos, multiplicadores, bombas, tiempo bala y una envoltura envidiable. Mi lugar favorito donde perder cinco minutos delante del PC. Pero, por favor, no lo jueguen con teclado y ratón.

 

SpellTower (iPhone, iPad. Zach Gage).
Zach Gage odia los juegos de hacer palabras. Los odia tan fuerte que decidió crear uno que le gustara a él mismo. Y como este desarrollador indie saca oro de las piedras, el resultado es este puzzle elegante y delicioso que da ganas de tocar a cada rato. Un título que se hace su hueco en la rutina diaria, igual que el crucigrama del café con churros.

 

Street Fighter III Third Strike Online Edition (PlayStation Network, Xbox Live Arcade. Capcom).
En un año en el que Capcom se ha hartado de lanzar derivados de sus títulos de lucha más populares, no ha olvidado a los supertacañones del joystick arcade y ha dado un paso más para que dejemos descansar a nuestra castigada Dreamcast. Ni el loco Ultimate Marvel Versus Capcom 3 ni el barroco Super Street Fighter IV Arcade Edition 2012 han conseguido destronar a esta revisión pixel perfect del Third Strike de 1999, que con la coletilla de Online Edition recupera el galardón al título más largo de todo el repertorio de la compañía.

 

Superbrothers: Sword & Sworcery EP (iPhoneiPad. Capybara Games).
Repasemos los mandamientos del diseño indie: ¿Pixelazos? Check. ¿Sintetizadores? Check. ¿Una ambientación artística personal e intransferible? Check. Podemos hacer una lista tan larga como queramos para intentar calificar esta experiencia jugable y no serán más que palabras vacías: el secreto de este regalo de Capybara Jim Guthrie al mundo está siempre en otro sitio. Quizá en uno más orgánico: Superbrothers: Sword & Sworcery viene de un mundo imposible donde los videojuegos se editan en vinilo.

 

Portal 2 (PlayStation 3, Xbox 360, PC, Mac. Valve).
Debe de ser un coñazo hacerlo todo tan bien, ¿verdad, Gabe Newell? Reventar la banca con una obra maestra disfrazada de extra en un recopilatorio era sencillo, pero Valve lo ha vuelto a hacer delante de toda la industria con la facilidad con la que se desintegra un cubo en un campo de emancipación. Y no solo da lecciones sobre cómo se debe hacer una secuela: además nos regala el cooperativo más tierno y cariñoso de 2011. Anda, ven que te dé un abrazo, gordinflón.

 

El Top 5 personal del año 2011 de PABLO ALGABA

Bulletstorm (Xbox 360, PC, PlayStation 3. Epic Games y People Can’t Fly).
Bulletstorm es uno de esos juegos que llevan orgullosos el exceso y la más pura chaladura como banderas. Pero la chaladura BIEN, quiero decir: aquella que es sinónimo de desvergüenza, alegría y amor por las cosas que hacen BOOM! CRASH! BOOM! La del tipo que aplaude al jugador por empalar enemigos vigoréxicos en cactus o por matar a un mini boss de una patada en el culo (literal) y la misma que convierte a los carritos de perritos calientes en la mejor opción para comenzar una auténtica mascletá de fuego y carne quemada. Súmenle a todo esto físicas de slapstick, humor gamberro, cierto espíritu arcade (por su inmediatez y la importancia de las puntuaciones) y la velocidad del neutrino y ya se irán haciendo una idea del delicioso dislate. No se dejen engañar por su apariencia de FPS sin alma. Si lo hacen se estarán perdiendo el mejor simulador de muertes locas y absurdas en un Marina d’Or post-apocalíptico. Difícilmente encontrarán este año un título que ponga tanto empeño en que ustedes se lo pasen pirata.

 

Dead Space 2 (Xbox 360, PC, Playstation 3. Visceral Games)
No voy a engañar a nadie: en Dead Space 2 no vamos a encontrar nada que no estuviera ya en la primera parte. Pero, ¿tiene sentido incluir a una secuela tan continuista en la lista de los mejores juegos del año? Pues creo que sí, y les doy un par de razones: 1) Pocas desarrolladoras de este 2011 han demostrado tener tanto talento como Visceral Games para conducir el ritmo de su criatura, combinando momentos de acción impepinable con pasajes de tensión contenida, levantando el pie del acelerador con cinemáticas bien integradas y acelerando la función con set-pieces antológicas. 2) Pocos ejemplos se me ocurren mejores de juego que hace caminar de la mano a la dirección artística, el gameplay, el guión y unos niveles de producción artística estratosféricos, que no son meramente cosméticos sino que forman parte esencial de la ecuación. Y por cierto, a los que afirman que Dead Space (y por extensión su secuela) ni da miedo ni puede considerarse un juego de terror. Una de dos: o ellos tienen el temple de un Terminator o yo soy un auténtico cobardica, porque no recuerdo dar tantos botes en el sofá desde los mejores tiempos de Silent Hill.
http://www.youtube.com/watch?v=BBj-eQSLLGY

 

Deus Ex: Human Revolution (Xbox 360, PC, PlayStation 3. Eidos Montreal)
No parece casualidad que la pocha situación socioeconómica coincida con un reflote del género (o subgénero, no me voy a meter ahora en ese jardín) que con mayor lucidez nos ha hablado de sociedades pochas: el cyber-punk. Este año no sólo hemos conocido que Starbreeze pretende rescatar la franquicia noventera de Syndicate sino también que Ridley Scott se va a atrever (ahí es nada) con una secuela de Blade Runner. De momento, en 2011 ya hemos tenido dos buenos ejemplos que dan fe de la buena salud del género: por un lado el ejercicio retro de Gemini Rue (fantástica aventura gráfica point&click de píxeles como puños) y este Deus Ex: Human Revolution, juego que no solo tiene cabida en esta lista por un excelente diseño de niveles, un argumento dinámico donde lo que hacemos y decimos tiene un peso REAL en el desarrollo de la historia y una dirección artística brillante, sino porque probablemente se trate de uno de los productos culturales del año que mejor nos han hablado del aquí y del ahora.

 

The Elder Scrolls V: Skyrim (Xbox 360, PC, PlayStation 3. Bethesda)
Les cuento. A estas alturas de diciembre yo no soy Pablo Algaba ni vivo en Barcelona. Soy un corpulento guerrero nórdico de poblada barba rubia que respondo al nombre Ingemar, aunque también se me conoce como Dragonborn el Matadragones. Durante las últimas semanas, mientras ustedes iban embutidos como sardinas en el metro, se aburrían en la oficina o pedían cita con el dentista, yo recorría la vasta geografía de Skyrim, país helado al norte del continente de Tamriel, y creo que puedo presumir de haber vivido varias aventuras y conocido a un buen número de sus habitantes. Ustedes no estaban allí para verlo, pero fui yo quien descubrió que el asesino de Windhelm era el malvado hechicero del Jarl [nota del Sánchez: cómo le diría yo que ha metido en la cárcel a un hombre por un delito que no ha cometido]; fui yo a quien la diosa Meridia otorgó el honor de blandir la poderosa Dawnbreaker, azote de los no-muertos; y fui yo el que cruzó el último umbral hacia el Sovengard para enfrentarme en singular combate con Alduin, el Devorador de Mundos. Actualmente tengo un fuerte compromiso en reconstruir la orden de los Cuchillas, el cargo de Archimago del Colegio de Winterhold, una casa en Whiterun, una armadura daédrica completa y un serio problema de adicción a uno de los juegos más inmersivos de la historia.

 

Portal 2 (Mac, Xbox 360, PC, PlayStation 3. Valve)
Aquí me pillan desarmado. Colaboradores de esta casa ya han escrito textos fabulosos sobre las bondades del juego de Valve y me veo con poca capacidad de aportar alguna idea más. Aún así les comentaré que para mí Portal 2 también ha sido lo más importante que ha ocurrido en el mundo de los videojuegos este año. La tapa de los sesos se me desenroscaba a cada paso (y a cada salto) que daba por Aperture Science y mis orejas pitaron como una olla exprés en ESE momento del final que ustedes saben. Y aún así, cada vez que recuerdo cualquier juego de la franquicia, tengo un momento de bajón porque me doy cuenta de que no han encontrado reflejos, ni parecen haber influenciado a otros productos y tampoco nadie parece querer continuar el mismo sendero. Tanto Portal como Portal 2 son dos islas, dos singularidades que hacen difícil el imaginarse que, a corto o medio plazo, no sea otra sino Valve, con un más que previsible (crucemos todos los dedos) Portal 3, la única que pueda ofrecernos un juego de nivel similar.

2 opiniones en “Top 2011, Mondo Píxel Edition (III)”

  1. Está siendo un gustazo comprobar, a la vista de los textos vertidos en nuestra serie de artículos “Top 2011”, la cantidad de juegos buenos que se han lanzado este año, la cantidad de alternativas de juego diferentes que nos han gustado -o que todo lo contrario- y, sobre todo, comprobar cómo un único juego nos ha hablado a tantos de tantas maneras diferentes. Amigo Pablo (encantado de tenerle entre nosotros, por cierto) aunque se vea con poca capacidad para añadir más ideas a lo ya escrito sobre Portal 2, creo que aporta usted algo muy grande: su sentir particular sobre este juego, una transcripción muy bella de lo que el título de Valve le transmitió cuando este le habló con su hermosa voz. Para mi, Portal 2 es como la música (y ya saben que yo adoro la música): a todos habla en los mismos términos y empleando las mismas palabras, pero a cada uno nos dice cosas diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *