«Ultimate Marvel Vs. Capcom 3» – Crítica

Ultimate Marvel Vs. Capcom 3
Capcom
PlayStation 3, Xbox 360

En Mondo Píxel no nos cansaremos de repetirles que el videojuego es un medio bastardo. Que es una batidora de referencias donde tiene cabida absolutamente todo, y que eso lo convierte en un vehículo excelente para dar vida a las filias de cualquier aficionado, ya sea la épica espacial, la velocidad absurda o el horror de desván y escaleras crujientes. Esta característica lo hermana con la otra oveja negra del siglo XX, el cómic, que vive un momento de madurez gracias a la dichosa novela gráfica, con sus historias de serie negra, sus «slice of life» y sus confesiones de gafa de pasta. Un camino que parece seguir el videojuego a pies juntillas a la vista de la supuesta transformación de los blockbusters de cada año en «experiencias narrativas». Y es un error garrafal: si algo demuestra el imprescindible Supergod de Warren Ellis, es que en ocasiones la mejor experiencia narrativa se puede encontrar en un puñado de tipos en pijama acariciándose el morro.

No les vamos a engañar: la historia de Ultimate Marvel Vs. Capcom 3 no es muy rica en palabras. Más allá de las peroratas típicas al principio de cada combate, no se muestran las motivaciones de cada personaje ni existen tensiones dramáticas argumentales. Aquí Spiderman ya viene llorado de casa y no necesita excusas para partirse la cara con nadie. Es este aspecto, el de partirse la cara, el que nos importa ahora mismo: la narrativa al estilo Capcom se muestra a través de los puños de sus protagonistas, y UMvC3 goza de una verborrea incontenible y chiflada.

Esta chifladura es bienvenida y necesaria: el original Marvel Vs. Capcom 3 de principios de año no terminó de cuajar pese a la expectación generada en los aficionados del añorado Marvel Vs. Capcom 2. El paso de la franquicia del pixelazo al modelado 3D no fue bien recibido, y MvC3 quedó como un juego más bien feo con una estética muy oscura y un repertorio demasiado homogéneo, donde el personaje default era un tiarrón con cara de malo / gabardina / una pistola / una espada / un brazo biónico. El título cuenta con ideas muy interesantes en el sistema de combate, pero esas ideas ya estaban presentes en el infravalorado Tatsunoko Vs. Capcom de Wii, que sí gozaba del colorido de otros Versus pero no del favor de un público mayoritario al que no podría interesarle menos su repertorio de personajes. O jugar en una Wii. Sea como fuera, este Ultimate que hace referencia a la segunda línea editorial de La Casa de las Ideas parece querer apostillar un «esta vez sí» centrándose en pulir detalles en el sistema de combate y, sobre todo, diversificando el repertorio del juego original para devolverle ese aire desenfadado de otros títulos de la serie.

¿Y lo consigue? Además de dar un lavado de cara más luminoso, el nuevo cast amplía las posibilidades de estilo de juego con personajes tan improbables como el Doctor Extraño o Phoenix Wright, que además añade colorido al ejército de pistoleros y soldados del equipo de Capcom –soy consciente de que también incluye a un superhéroe bajito, una súcubo, una mujer gato, un caballero andante y una diosa en forma de lobo, pero por alguna razón la presencia de tanto personaje de Resident Evil o Devil May Cry me impide verlo como un grupo más variado–. Está por ver si los personajes más exóticos encontrarán su sitio en la competición de alto nivel, plagada de equipos compuestos por los mismos tres personajes, pero ése es un terreno que la mayoría del tiempo no querremos explorar. Los recursos que proporciona el sistema de combate a todos los personajes y las posibilidades de combinación entre ellos hacen que sea imposible diseñar un equilibrio entre ellos, pero sabemos que UMvC3 es así de alocado y lo queremos tal como es.

Dejando de lado las polémicas de Capcom con la casa Real, la oferta de contenido descargable merece su atención en tanto que va directa al bolsillo del aficionado, en especial de los marvelzombis. Igual que compramos compulsivamente figuras de Hulk pintadas de colores «porque son personas diferentes», la posibilidad de juntar a los Dark Avengers con un Norman Osborn dentro de la armadura de Iron Man o de recuperar a la Tormenta del cuerazo y mohawk harán mella en el saldo de más de uno, servidor incluido. Con la lección aprendida de TvC, no se puede dejar de lado que el atractivo de UMvC3 no reside solamente en sus mecánicas locas, sus hípercombos y sus combinaciones de «3 contra 3». Hasta un defensor de DC como servidor sabe que un título basado en los Nuevos 52 no sería capaz de petarlo tan fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *