Premios Píxel Loco 2011

Ya hemos seleccionado nuestros imprescindibles del año. Ya hemos hablado (de aquella manera) de nuestros deseados de 2012. Ya hemos cumplido con los tópicos periodísticos de rigor para estas fechas. Falta una entrega de premios comme il faut, y aquí está. Los Premios Píxel Loco de Mondo Píxel otorgan galardones, ahora sí, a las cosas que nos importan del año: las tetas, las violencias, las adaptaciones derivativas, la política de parvulario, la chufa y el chichinabismo. Pasen y aplaudan.

PREMIO PÍXEL LOCO A LA METÁFORA POLÍTICA JUGABLE MÁS DESQUICIADA
Entrega el premio Herasmus a:
Legend of Zelda: Skyward Sword (Nintendo. Wii)
¿Simuladores de pobreza? , ¿estados absorbidos por corporaciones sin escrúpulos?, ¿gobiernos terroristas imprevisibles? Las crisis globales han servido como telón de fondo para el medio desde prácticamente sus orígenes, pero parece como si los lanzamientos de este 2011 buscaran dejar en el jugador un regusto a noticiario que haga de los nuevos apocalipsis situaciones más reconocibles (y aún más espeluznantes) que las habituales distopías default. Es poco probable que en Nintendo anden al tanto de las reclamaciones del colectivo de profesores de la Enseñanza Pública en España, pero plantear como escenario de partida en Skyward Sword una especie de proyecto fin de carrera que pasa por tirarse por un barranco, medirse el lomo con el resto de la promoción y que titule el que sobreviva, parece una idea sacada de la rueda de prensa de un sindicato mayoritario antes que de las mecánicas de cortar-césped-a-cambio-de-una-botella-vacía tan habituales en la serie. ¿O quizás también ellas merecerían premios como alegorías políticas solapadas?

 

PREMIO PÍXEL LOCO AL MEJOR «TU ENAMÓRATE QUE YO SOLO QUERÍA UN POLVO RÁPIDO»
Entrega el premio Jim Thin a:
Limbo (PlayDead Studios. XLA, PSN, Steam)
Braid me partió el corazón. Nos iba bien, todo lo bien que puede ir una relación entre jugador y juego, pero pasó el tiempo y lo nuestro acabó. Se terminó. Game over. Muchas tardes de estar juntos dejaron recuerdos que no serán fáciles de olvidar. Pero entonces este año apareció Limbo, con sus andares pesarosos, su infantil oscuridad, su ñoñería visceral; y me enamoré de nuevo. Me enamoré como pensé no iba a hacerlo tras Braid, instantáneamente, al momento de conocerle. Las primeras horas, las del primer contacto, fueron pasionales: alabé su ingenio, me maravillaba con su delicadeza y aplaudía su acogedora personalidad. Y unas horas más tarde, cuando yo ya sabía que estábamos hechos el uno para el otro, cuando estaba preparado para embarcarme en algo más serio que sexo preliminar, cuando estaba… se acabó. Se terminó. Game over. Y esa es mi historia. La historia de mi vida.

 

PREMIO PÍXEL LOCO A LA MEJOR AMBIENTACIÓN NOIR LOCALIZADA EN ESTE U OTRO PLANETA, REAL O FICTICIO, INCLUYENDO LA CIUDAD DE LOS ÁNGELES
Entrega el premio Jim Thin a:
Gemini Rue (Joshua Nuernberger. PC)
¿Saben eso de que en los videojuegos de ahora los personajes no callan nunca? Hagan un repaso mental, con suerte la intuición y pregunta al aire que me sirve como entradilla sea cierta. En cualquier caso eso en Gemini Rue no pasa, porque Gemini Rue es noir muy fuerte, muy duro, muy negro, y aunque se trate de una aventura gráfica —género en el que el diálogo es parte importantísima— no duda en tenerte diez, veinte, cincuenta segundos esperando una contestación, ahogándote en ese silencio cargado de segundas intenciones, mientras el otro coge un cigarrillo, lo enciende, le da una calada. Fuera, siempre, llueve. Gemini Rue es neo-noir, es noir futurista y noir clásico; todo junto, por separado también, pero siempre con su esencia al máximo de sordidez. Y sin caras inspiradas en caras.

 

PREMIO PÍXEL LOCO A MEJOR TIEMPO PASADO FUE CUALQUIER
Entrega el premio Adonías a:
Sonic the Hedgehog CD (Sonic Team / Sega. Mega-CD, PC, PS2, GameCube, XBLA, PSN, Steam, Windows Phone 7, Android, IOS)
Adaptado a formato panorámico sin deformar el lisérgico cromatismo del original y a 60 fps de vertiginosa furia tecnicolor, se presenta por fin ante prácticamente todos los públicos Sonic CD, una fantasía animada de ayer y hoy que sin duda tendrá plena vigencia mañana, cargada de sabrosos y respetuosos filtros gráficos y opciones que harán salivar al fanático más acérrimo y protestón… Como la posibilidad de escoger entre la banda sonora que Naofumi Hataya y Masafumi Ogata escribieron para las versiones japonesa y europea del Sonic CD que se lanzó en 1993, o la partitura que en el mismo año creó Spencer Nielsen para la edición americana. Para gustos, los compositores, aunque en ambos casos es música que nace fresca, cocida en su propia orquestación electrónica; un inmenso placer acústico al que se le perdona que los temas vocales hayan perdido por el camino adaptativo la parte vocal. Total, de cualquier modo es este un Sonic afortunado, atípico, laberíntico, de esos juegos de plataformas llenos de plataformas, de esos Sonic en los que hay que zigzaguear para avanzar, un puzle azul con calzado rojo que saltando, corriendo y rodando deberemos de armar (un rompecabezas por construir, sí, algunos ya lo habrán deducido: como el propio nombre del premio que concedemos al juego). Un Sonic con un diseño de niveles más expresivo que espectacular en lo estético, y arbóreo, ramificado, frondoso, lleno de obstáculos que estorban el avance en lo funcional, algo que por consiguiente redundará en un discurrir cadencioso, investigable y disfrutable. Un Sonic que, en definitiva, ofrecerá un gameplay cargado de lirismo debido al enamorante añadido de poder viajar en el tiempo, requisito este de cuya utilización dependerá que veamos o no el final bueno del juego; la necesidad de destruir las frías máquinas del Dr. Eggman en el pasado brindará la posibilidad de conocer un futuro colorido y floreciente. Con un pasado así de cálido, los jugadores que amamos lo bueno tenemos el futuro asegurado.

 

PREMIO PÍXEL LOCO AL MEJOR BULLET HELL QUE NO ES UNA REEDICIÓN DE RADIANT SILVERGUN
Entrega el premio Manu Gabadón a:
Outland (Housemarque / Ubisoft, PlayStation Network, Xbox Live Arcade)
La mención aquí al recién reeditado clásico de Treasure es obligada por dos razones: la primera es que está a años luz de cualquier matamarcianos que haya salido este año; la segunda, que su hermano Ikaruga es el que da alma al bastardo, bastardísimo Outland. Y decimos bastardo por bien: la dualidad cromática de sus disparos es solo la más evidente de las ideas que toma prestadas de al menos otra media docena de títulos, que Housemarque aúna con maestría y envuelve para regalo en uno de los títulos más bonitos del catálogo digital de esta ya madura generación.

 

PREMIO PÍXEL LOCO A LA MEJOR TETRAPLEJIA CAUSADA POR TREMENDO COMBO
Entrega el premio Javi Sánchez a:
Batman: Arkham City (Rocksteady. PC, PS3, 360)
Lo decía Tom Bissell y lo digo yo: Batman no matará, pero cada hostión que suelta en Arkham City te pone en la lista de espera de las ayudas por dependencia. En los primeros compases de Arkham City, Hugo Strange mete a Bruce Wayne y su traje caro -el de vestir, no el de pegar a esquizofrénicos- en la megaprisión gothamita. Allí, esposado y rodeado de la canallada autóctona, El Pingüino decide someterle a la mítica «escena de la ducha». ¿Y qué hace Bruce Wayne? Liarse a una parrillada de tollinas como para una boda o un congreso de ortodoncia hasta llegar a mi MEJOR HOSTIA 2011: ¿cómo te quitas unas esposas? Pasas las manos por detrás de la nuca de un matón, frunces el ceño y pegas tal rodillazo con traje italiano en la mandíbula que la cadena de acero que une las esposas se rompe contra las vertebras de un prisionero. Porque el joven Wayne estuvo diez años aprendiendo a abrir cerraduras de todas las maneras posibles, incluso de las que te dejan Ramón Sampedro.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=HrA40AAmaYI#t=390s

 

PREMIO PÍXEL LOCO A LA MEJOR DEMOSTRACIÓN DE QUE SOMOS UNA PANDA DE NENAZAS
Entrega el premio Javi Sánchez a:
Dark Souls (From Software. PS3, 360)
Que Dark Souls no esté en lo mejor del año de ningún mondopixelero es la prueba tangible de que somos unos subhumanos. Mucho amor al retro, mucho quejarnos de los juegos fáciles, pero nuestro compinche ocasional Mr. Pink nos ha dejado clarito que el único hombre de verdad es el que muestra sus lágrimas en público.  Se acaba 2011 y me voy con la sensación de que mis cinco batidas a Demon Souls y mis medallas cosidas hechas a mano por mis progresos en Ninja Gaiden no sirven para nada porque no me he medido nada más que 20 minutos con el juego más difícil del año. Y así no vamos a batir nunca el récord mundial de Combat School.

http://www.youtube.com/watch?v=s7U-a9pJtHQ

 

PREMIO PÍXEL LOCO A LA MEJOR ADAPTACIÓN OFICIOSA DE «ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS»
Entrega el premio John Tones a:
Alice: Madness Returns (Spicy Horse. PS3, Xbox 360, PC, iOS)
A mí me pones una Alicia de cualquier manera encima de la mesa y yo parto nueces con el culo. Soy así, me he visto entero el anime de los ochenta de la Alicia del gorrete rojo y me acabé el American McGee’s Alice de los noventa, que es uno de los videojuegos más a medio cocer que he visto en mi vida. Mal diseñado, viejo incluso cuando salió, pero eh: un gato de Cheshire tatuado con tribales (cuando eso era cool de verdad) y una Alice como un cencerro que mató a sus padres (más o menos) cuchillo en ristre y trazando en el aire simbología pagana. Madness Returns es una especie de remake-secuela y, tadá, está igual de quebrado que su precedente: plataformeo imposible por mal diseñado, millones de buenas ideas que pasan desapercibidas por un diseño flojo y una estructura de recoger diamantes dispuestos en fila india que me mandó de una patada a 2003. Pero claro, Alicia chiflada (y más turgente), cambios de tamaño, Tararí, Tarará, el Sombrerero steampunk, más gato tatuado, grabados decimonónicos, líneas de guion rimbombante… el material, amigos, con el que se construyen las pesadillas de unos, el desdén de la prensa especializada y las noches de gayumbos y aceite corporal de aquí su seguro servidor.

http://www.youtube.com/watch?v=L8TNkeHk3Fo

 

PREMIO PÍXEL LOCO AL DLC DE CONTENIDO MÁS GLORIOSAMENTE ARBITRARIO
Entrega el premio John Tones a:
DLC Freddy Krueger para Mortal Kombat (NetherRealm Studios. PS3, Xbox 360)
No sé muy bien cómo se me pudo escapar el último Mortal Kombat en mi lista de lo mejor del año, porque les aseguro que a ningún juego le he dedicado más horas este año. A rascar extras, a vencer jefes, a salir escaldado de humillantes combates multijugador. El DLC que propinaba al mítico rascaniños Freddy Krueger categoría de personaje jugable fue un homenaje a quienes pensamos que en Mortal Kombat todo vale, pero también para quienes sabemos que en un roster de asnos donde hay nigromantes de cuatro brazos y ninjas cibernéticos de grandes tetas, no puede faltar el calderero que convirtió la manipulación de látex en arte plástico. «Freddy Krueger en el universo de Mortal Kombat» es un concepto tan absurdo, irreverente y autoconsciente que solo una saga de las características, historial y categoría de Mortal Kombat es capaz de salir fortalecida de ahí. Se siente.

3 opiniones en “Premios Píxel Loco 2011”

  1. Me permito el lujazo de ampliar esta wonderfulosa lista añadiendo el premio «Al productor con los huevos más gordos de la industria».
    Se lo lleva de calle el de El Shaddai, como es lógico, porque no me explico como semejante bizarrada visual resultaba comercial a los ojos de alguien . Las sesiones de brainstorming debían de ser demenciales y si hay algún contenido descartado por weirdo, EXIJO que sea publicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *