Juegos contra la crisis: Warhammer 40K

Casi todo el Warhammer 40.000 de THQ (menos los últimos DLC de Space Marine, maldición) está de oferta en Steam con un descuento del 66% hasta que se acabe el día de hoy. O, lo que es lo mismo: los dos juegos de estrategia que dejan en ridículo a Blizzard y el juego de tiros y hostias como bolas de demolición contra un matadero hecho de carne explosiva, a precios ridículos. O, lo que es lo mismo: casi todo el catálogo reciente de uno de los mejores estudios de la última década y pico, Relic, puesto de gala y haciendo la calle al mismo tiempo ante la que se avecina en THQ.

Pero vayamos por partes:

1. ¿Qué me compro?
Normalmente diríamos que Space Marine, pero pasa esto, que hace que la versión de PC sea cinco pavos más barata y las de consola estén ahí-ahí. Cada día tengo más claro que en Tierra Triste (el universo paralelo en el que Gabe Newell está delgado, sigue trabajando para Microsoft y no existe Portal 2)  Space Marine es mi juego de 2011. Creo que es el único título mediante el que un jugador de más de 25 años puede explicarle a un colofdutiero actual lo que molaba de los arcades: la escala, la épica, la violencia como único contexto plausible con el marco, la herencia de la única cultura pop que nos miró a los ojos en los 80 con pupilas como símbolos nuke porque íbamos a morir todos vaporizados en plasma termonuclear -si teníamos suerte-. Space Marine es el post apocalipsis total, el madmaxismo llevado al extremo, la revisión final de una mitología de héroes con vello facial de titanio que medían la radioactividad ambiental con el contador geiger de SU POLLA AL AIRE.


La geopolítica de los 80, en una sola imagen: claro que ÍBAMOS A MORIR TODOS.

Pero hablábamos de Steam. Yo me he lanzado sobre Dawn of War: Platinum por el abusivo precio de 3,39 euros. La edición platino incluye Dawn of War y sus expansiones Winter Assault y Dark Crusade. Hay una más, suelta, y se llama Soulstorm. Pasad de ella, porque no la hizo Relic, es ABURRIDA y hay que estar muy jodido de las miniaturas para querer pagar sólo para jugar con monjas. De Dawn of War 2 hay un pack Complete por 13,58 euros. Incluye el juego, la expansión Chaos Reig Rising y Retribution, un locurón con Orkos piratas, inquisidoras macizas y tiránidos que, para el que desconozca el universo, lo resumimos en «cosas que molan». Sin menospreciar The Last Stand, un modo multi que está a medio camino entre los League of Legends y los modos Horda de los Gears of War (y de Space Marine *codazo* *guiño*).

 

2. Espera, ¿qué?
Vale, no te gusta el universo Warhammer 40.000. Es una cosa de nerdos que pintan figuras de(l) metal llenas de cruzados y calaveras y cadenas y espadas gigantes y octógonos del caos y mesías zombie en tronos de oro y hostias ya tenemos otro disco de Manowar. Vale, hablemos de Relic, la gente que antes de hacer el juego de acción de 2011 reinventó la estrategia en tiempo real CUATRO veces. Homeworld fue el primer RTS en tres dimensiones. No es difícil, es exasperante, su gestión de recursos y su concepto de «flota persistente» no perdona a nadie y exige una percepción espacial que no tenemos. Es el juego para haberse leído quince veces El juego de Ender y superar de una vez la transferencia incestuosa hacia Valentine entre lágrimas, so fracasado. Tuvo una secuela, por si aún te quedaban ganas de tocarte. Con unos muy apropiados mods de Battlestar: Galactica, porque así es Homeworld 2 todo el rato: como si tu PC quisiera matarte y esto te pusiera cachondo, Baltar.


EA, gracias por darnos UNA BOLA DE NEÓN AZUL en Mass Effect 2.

Dawn of War lo hicieron para mearse en Starcraft. Cualquiera que haya visto jugar a un par de coreanos pro del Starcraft sabe que ese juego no es estrategia: es habilidad digital y memoria muscular. El coeficiente para medir a un buen jugador de eso son las AM -Acciones por Minuto-, el número de atajos de teclado y órdenes que puede dar un tipo en 60 segundos para gestionar recursos y construcción y demás. Es un juego de reflejos. Punto. Dawn of War, sin embargo, intenta ser más táctico. Creas escuadras, en vez de unidades sueltas. Te olvidas de la gestión de recursos -me encanta que el 80% de un RTS tradicional sea MANEJAR OBREROS: ¿cuánto tiempo habéis estado cortando leña en Age of Empires?-, más o menos, porque lo que de verdad lo peta es controlar terreno. Tiene flanqueo, fuego de supresión, cobertura, es uno de los pocos juegos donde hay que empujar y pelear cada centímetro de terreno. El tortuguismo y la acumulación hacia la victoria final no existen. Y esto lo hizo en 2004. Comprad Dawn of War, jugadores de Starcraft 2, y daos cuenta del mundo en el que habéis vivido:

Para rematar, sus expansiones dejaron claro que cada facción tiene una manera de jugar propia, con la Guardia Imperial y su rollo soviético de «ahogadles en sangre» a la cabeza: producir miles de soldados y tanques baratos, sin parar, sin florituras, con comisarios políticos ejecutando a los cobardes en nombre del Emperador/Stalin. Arf.

 

3. ¿Y el otro?
Dawn of War 2 no es la continuación de Dawn of War, sino de Company of Heroes, el mejor RTS sobre la Segunda Guerra Mundial. Si a estas alturas hay que discutir los méritos de escenarios destruíbles, física de los tanques, moral, la cobertura como base de la táctica moderna, fidelidades históricas, etcétera, pues oye, a empezar por él. Pero Dawn of War 2 se hizo una pregunta muy simple, puede que tres preguntas: si un marine espacial de Warhammer es un titanaco, una persona de destrucción masiva, un mazacote de cientos de años de experiencia en combate y en cuyos testes se basaron para hacer las tuneladoras de la M-30, ¿es posible hacer un juego de estrategia en el que cuatro escuadras se enfrenten a cientos de soldados? ¿Sin hacer el ridículo y el ritmo de mierda de Warcraft 3 o caer en el clicaclicaclica de Diablo? ¿Con una gestión de habilidades que pueda controlarse con una mano?

Joder que si se puede.  Y algo más: la Fallera Mayor siempre se está quejando de que los juegos de estrategia son complicados y él no los entiende porque es de Murcia o algo así. Pues coño, Dawn of War 2 está hecho para eso, es sota, caballo y marine espacial: hay CUATRO elementos en combate, cero recursos, y una función más o menos fija para cada uno. A dificultades elevadas se suda sangre, vale, pero en la normal es el mejor tutorial de estrategia posible. No estoy diciendo que de aquí a los Total War, pero como contacto con el género, con su frontera difusa entre acción descerebrada y racionalismo táctico, pues muy rico. La primera expansión nos da marines del caos e introduce un sistema de corrupción la mar de cuco para pasear por el filo de la navaja de la Inquisición. Y la segunda seis historietas de desmadre y explotación de mecánicas como introducción de razas para The Last Stand, el modo Horda que les comentábamos antes.


La estética de diorama y miniatura del menú de Retribution es amor. De gordo, pero amor.

 

4. ¿Qué le pasa a THQ?
Admito que los juegos me los he comprado con un poco de morbo y experimentación científica: tengo curiosidad por saber qué pasa con lo que compras en Steam cuando la empresa madre se va a la mierda. THQ está mal, está MUY MAL. Sus culos se sientan sobre un millón y medio de uDraws sin vender, sacan los juegos cuando no toca y pagan demasiado por las licencias de WWE (hostias muy de mentira) y UFC (hostias demasiado de verdad). Su catálogo es un cóctel desastre de adaptaciones de pelis, juegos infantiles y joyas sueltas. Intentaron subirse a la parra de la primera división demasiado tarde y sin una estrategia clara (vuelvo a decirlo: intentaron competir contra KINECT con UDRAW, joder, pero en qué cabeza cabe).

Hola, he hipotecado mi compañía por ESTO

Se van a la mierda. Para explicarlo de forma fácil: en un par de años han perdido el 98% de su valor en bolsa. Han tenido que cerrar siete estudios y varios departamentos. Han echado a la calle a 240 personas esta semana. Este finde de Steam a lo mejor les da un poquito del líquido que ahora mismo necesitan para salir adelante, y para recordarle al mundo -como si hiciera falta- que eh, mira, ves a estos tíos, qué juegazos, ves a estos tíos de Relic Entertainment, eh, sí, cuánto pagarías por ellos en un futuro próximo. Esperemos que Bobby Kotick no haya entrado en Steam este finde, porque los pone a hacer RTS colofdutieros cagando hostias. Y las matanzas a palos de focas-bebé me parecen algo mucho menos triste y repugnante que eso.

14 opiniones en “Juegos contra la crisis: Warhammer 40K”

  1. Muy aceptadas. Y eso que en mi entusiasmo olvidé comentar que los juegos de W40K funcionan con LA LEPRA de Games for Windows y que AGHHH y BUFFF y PUAJJJ

  2. Buen homenaje a los W40k.

    Cuando probé el primer Dawn of War me pareció un auténtico pepinazo: original, visualmente impactante y adictivo a tope. El 2 no lo he podido catar, pero sé como va y no me disgusta.

    De cualquier forma, esas referencias a Starcraft 2 me parecen lamentables. Esa tendencia de venir a decir lo que uno considera más o menos puro en el género (es Final Fantasy un juego de rol?, o sólo lo es Alpha Protocol?…) me parece que a estas alturas de película sobran.

    Aprende a reconocer lo jodidamente supremo que es Starcraft 2 en lo que hace: ser el CoD de los juegos RTS (asequible, arcade, popular al máximo le pese al que le pese). Porque amigo, ¿tú has visto algo de micro en los W40k? No, no lo hay. Son tiradas de dados con modificador. ¿Es peor por eso o es MENOS estrategia? No. Es otro juego con otro objetivo a la hora de divertir.

    ¿Company of Heroes? JUEGAZO. ¿Este finde voy a echarme unas partidillas a su online porque tengo 1 horilla libre? No. No es para eso. Para eso es Starcraft 2.

    No hace falta ir de fucker cagándose en lo popular para realzar los increíblemente buena que es esta gente haciendo juegos.

  3. Dawn of War es posiblemente lo mejor que le ha pasado al género del RTS. Decir que me he pasado la campaña del Dark Crusade 2 veces y mira que es larga la puñetera….

    Pero es que con mods había inquisición, cazadores de brujas, caballeros grises, Land Raiders de ataque rápido (te los «dejaban caer finamente» desde una thunderhawk), mejoras en el sistema de cobertura, y unas mega batallas en las que morían unidades a kilos.

    Por no hablar de la puta guardia imperial, mi favorita, con la cual podías hacer el muro de defensa DEFINITIVO. Bien hecho, con armas de apoyo desplegables, cañones de artillería móviles, y tanques como fuego de apoyo, era imposible de atravesar. Ni con la mega unidad tipo Avatar/Demonio del Caos/lo que fuera.

    Y el Space Marine es un juego que no entiendo porque está tan infravalorado. Eres un puto marine espacial con un martillo del trueno, un retrorreactor y un bolter que da hostias como castillos. Literalmente. Ver a un orco DESINTEGRARSE de un martillazo no tiene precio. No hay que buscarle sentido. Es violencia pura y testosterona a cubos.

  4. 4. En serio, el 2 es muy micro, casi casi un Defense of the Ancients contra un ejército. El equipamiento de los marines decide sus habilidades, y combinarlas efectivamente es la única manera de salir adelante (con la tontería de Steam, lo estoy rejugando en Primarch y, joder, dificultad Relic vieja guardia).

    Mi odio hacia Starcraft 2 es por la falta de COJONES, no por la pureza (que para eso cualquier cosa palidece contra los Total War, por ejemplo, y esos sí que son «otra cosa»): 10 años en los que han ignorado TODO lo que se ha hecho en el género en una década para un remake -dividido en tres, encima-, temblando con que a los coreanos no les gustara la más mínima innovación. Si lo comparo es porque, precisamente, es la referencia pública, que a los DoW no los conoce ni dios (o sea, sí, entre nosotros, pero dile a un casual que un juego de Warhammer MOLA).

    Reconozco todo eso que comentas de popular, asequible, etcétera. Pero vamos, no me parecen virtudes, precisamente: si un juego podía hacer lo que le diera la gana y vender igual era Starcraft 2, y les entró canguelo. A Starcraft 1 jamás le quitaré mérito: Starcraft 2 huele a alcanfor, a armario cerrado, a choto viejo. Con polígonos y HD, pero eh. DoW 2 tiene una buena comunidad y un multi excepcional (incluyendo un modo con construcción y requisition y todo eso) y no tengo problemas para encontrar partidas 😉 Dale una oportunidad, para todo.

    5. Los mods de DoW 1 son maravillosos, sí. Yo creo que los disfruto menos porque no controlo demasiado el lore de las figuritas, pero aún así, joder, joder, joder.

    Y el pobre Space Marine está infravalorado por la franquicia, creo. W40K tiene un techo de cristal por venir de dónde viene (a mí me costó entrar en DoW precisamente por eso) pero, coño, es un juego en el que recuperas salud arráncandole la quijada a un orco con LAS MANOS, gente. También, porque salió de la nada: ni yo esperaba que Relic supiera hacer un juego tan excepcional y desvergonzado. Todavía me maravilla que funcione tan bien en los dos niveles tiros/hostias.

  5. Totalmente de acuerdo en que Space Marine está infravalorado y tampoco entiendo el motivo. Lo único que se me ocurre es que todos sabemos como funciona este mundillo y si las primeras opiniones en los foros son acabodejugarlademoyvayaputamierda, pues de repente salen mil opiniones clónicas y la gente piensa que el juego no merece la pena.

    Con el Reckoning está pasando un poco lo mismo, parece que la demo no está gustando mucho y yo lo espero con ganas. Al menos creo que subirá el nivel en cuando al diseño de un mundo en el que perderse muchas horas. Lo de Todd MacFarlane me tira mucho.

  6. Sobre Reckoning: está detrás el tío de Morrowind y Oblivion. A mí eso ya me parece una garantía. 😉 Y a Jerry Holkins de Penny Arcade le ha encantado. Yo le tengo ganazas (aunque tengo la demo bajada desde que salió y todavía no la he probado, soy lo peor).

  7. Madre mía… Me disculpo por haberme perdido esta web tantísimo tiempo. Prometo no faltar a partir de ahora. Yo le dí un tiento al DoW I porque tenía de una oferta anterior los CoH y me gustaron bastante. A pesar de que no tenía ni idea del mundo warhammer 40k, me encantó, tanto que inmediatamente me compré la segunda parte y… ¡madre mía! Es lo que siempre había pedido. Menos tiempo perdido en recoleccion de recursos y más para gestión de tropas, movimientos, defensas de territorios… Me han hecho creer en los RTS de nuevo.

    Muchas gracias por el artículo y aquí tienen un nuevo lector 🙂

  8. Pues yo también le he dado mucho al DOW 1 y sus expansiones y me sumo a las alabanzas: Es un juego grandioso. La segunda parte no la he podido catar porque me metí de cabeza en la mierda esta de los Macs y aquí no hay quien juegue, pero eh, a su debido tiempo.

    De todas formas quería comentar algo sobre Space Marine, juego que no llega a fascinarme pero lo disfruto a ratos. El problema que yo le veo no es la acción en sí, que se apoya horrores en toda la mitología del Marine Espacial, con sus mejoras genéticas, su superfuerza, su rollo one-man-army, su heavy metal visual y todo eso que está muy bien y nos encanta. La cuestión es que el resto del juego está vacío de todo: la historia es una mierda (y aquí me dirán que qué esperaba viniendo de W40K, pero coño, ahí están las novelas de Dan Abnett), los escenarios bien pero están más vacíos que mi cuenta corriente y además son laaaaaargos y te hacen perder el tiempo andando-pa’lante una cosa bárbara. Luego están los jefes finales de broma, la escasez de movimientos de ataque, la ridiculez de las armas (alguien volvió a la espada sierra una vez que tenía el martillo??)… En fin, que es comprensible que el juego acapare ciertas opiniones aunque en el fondo nos guste esas hostias locas y ultraviolentas. Pero vaya, que un poquito más, Relic. Un poquito más.

  9. Por fin un poco crítica argumentada aunque sea más ácida que el sulfúrico. Tocando hasta vacas sagradas y quitando el polvo a un titulazo. Tenéis que pasar el polvo más a menudo.

  10. ¡Qué majos son ustedes!

    Al lío.

    9. ¡Bienvenido! El día que decidamos cómo recuperar el histórico, creo que lo va a disfrutar mucho y, si le gusta esto, eche un ojo al tercer volumen, http://www.hardcore-gamer.net/tienda/product_info.php/cPath/47/products_id/9561 que está A SIETE PAVOS hasta que acabe febrero! SIETE PAVOS, señora, me lo quitan de las manos 😀

    10. Estoy convencido de que la historia es una mierda por centrarse en los Ultramarines y no en los Blood Ravens (que sí, que no tiene ningún sentido, pero me dio bajona que tocara tangencialmente la historia de estos, especialmente tras el final de Dow2)… No he leído las novelas, aunque todo el mundo me las recomienda y soy muy fan del Abnett de los tebeos, con su rollo cósmico. Sí, es cierto que la historia psche y los escenarios me molestaban al principio, luego me hice bastante al «hijo, pasea un rato que te dé el aire, que estás empapao de orco» y los agradecí un poquillo.

    En los movimientos no puedo estar de acuerdo: para mí está justo, no escaso. Un sistema asequible, donde cada hostia sirve para algo y que temáticamente encaja, que no me imagino yo a todo un Space Marine haciendo combos descocados a lo Bayonetta (que los que hayan leído el tercer volumen ya saben que me pierde). Si se fijan, a nivel interfaz, cada botón tiene una única función: aunque sea dentro de un combo pulsar ESE botón sirve para ESA cosa. Pero entiendo las preferencias. A mí me ha encantado que sea una antítesis de las propuestas de comboeternoporquesí (que es un Space Marine, que te escupe y te rompe el alma!) y lo que decía del rollito arcade 80: muy cerrado, muy tosco, muy Double Dragon, con este botón matas y con este también, y ya.

    Es cierto que, teniendo en cuenta algunas escenas muy muy locas y muy muy breves, se le puede echar en cara una cierta falta de variedad, pero eh, ojalá secuela algún día. Con pasta, con tiempo, con… Bah, no va a pasar. Y alguna vez me quité del martillo, por velocidad y por pura cafrada. Pero muy poco 😉

    11. Tenemos intención de pasar la bayeta más a menudo. En una semana y poco, The Warriors, por seguir con la hostia seca. Si por vaca sagrada se refiere a Starcraft 2 me remito a lo que dije antes, que el original puede que lo sea, pero el otro es un FIFA STARCRAFT, un simulador del Starcraft deportivo coreano.

  11. Hey! Keep it up your work. Your blog and post are very informative. Very clear easy to understand text I am enjoying your post. Please take a look at my literature review examples site and advise me further improvement.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.