Top 5 – Superhéroes por accidente

El estreno en salas de la fabulosa Chronicle, que a nuestro Noel Ceballos tanto ha entusiasmado, nos da pie para hablar algo de superhéroes y videojuegos. Un tema inmenso, desde las adaptaciones ochobiteras de Batman (¿recuerdan nuestro top de la Semana Batman?) a los recientes MMORPGS de temática superheroica. Pero la mirada de Chronicle (y nuestras debilidades) no va tanto hacia el héroe unidimensional y sin mácula, sino hacia el héroe por accidente, el que repentinamente se encuentra con unos poderes que, bah, habrá que usar para hacer el bien porque tampoco nos vamos a buscar problemas a estas alturas, ¿no? Repasemos juntos algunos de estos superhéroes accidentales con esta recopilación de poderes descontrolados, rayos caídos del cielo y trastiendas del espándex.

Jumper: Griffin´s Story (Redtribe, Collision Studios. Xbox 360, PS2, Wii. 2008) – Por John Tones
Reconocemos que en Mondo Píxel no tenemos medida: nos dan igual los juegos que la crítica lame y lame, y encumbramos cosuchas que no tienen ni pies ni cabeza. La devoción de algunos miembros de la redacción por esta explotación de la tampoco-tan-exitosa película Jumper es, simplemente, una prolongación del argumento de aquella, que hasta la llegada de Chronicle era señalada por algunos de nuestros ilustres escribanos como la mejor película del género de los últimos años. El juego es limitadito técnicamente y poco lucido en lo gráfico, pero refleja a la perfección el gran atractivo del film: la habilidad de sus personajes para teletransportarse instantáneamente. En el juego, esa teletransportación se solventa con un sistema en el que hay cuatro puntos de transportación, uno por cada botón del pad, y sin necesidad de combos o complicaciones, una simple pulsación lleva a otro extremo de la pantalla. Por desgracia, el juego no aprovecha eso como trampolín para ir mucho más allá, y la acción es repetitiva, la cámara impracticable a ratos y el conjunto carece de lustre, pero solo esa idea, tan superheroica, inmediata y accidental, hace que este juego olvidado de Brash Entertainment sea recordado con cariño en los sótanos de Mondo Píxel.

 

Boogerman: A Pick and Flick Adventure (Interplay. Mega Drive, 1994; SNES, 1995; Consola Virtual de Wii, 2008) – Por Adonías
El excéntrico millonario Snotty Ragsdale consigue curro en un laboratorio para así vigilar de cerca al Profesor Stinkbaum, quien está construyendo una máquina que supuestamente salvará al mundo enviando toda la polución del mismo a la dimensión X Cremento. Ragsdale se convertirá en, chanchanchanchán, ¡Boogerman, el superhéroe apestoso! cuando a estornudo limpio provoque una explosiva reacción en cadena que culminará con Boogermeister, el villano de la función, robando la fuente de energía de la máquina de marras. La historia es el McGuffin, pero el auténtico objetivo de la desarrolladora Interplay fue armar un plataformas clásico animado por un perpetuo chiste de caca-pedo-pis; Boogerman se convierte en virtud del pretexto narrativo en un churretoso festival de eructos, mocarrones y culos rajados desde el momento en que el protagonista se enfrenta a sus enemigos haciendo uso del plantel de superpoderes más divertido y escatológico imaginable: cuescos, gargajos, culadas, regüeldos… Así contado podría parecer que Boogerman es el típico juego en el que poco interés podremos encontrar más allá de las risas que nos echemos en las primeras partidas, pero es precisamente una vez superado el momentazo inicial cuando descubriremos un plataformas bien diseñado, excelentemente animado y contundentemente sonorizado que nos mantendrá horas pegado a la pantalla como un moco reseco.

 

Capitán Sevilla (Hi-Score / Dinamic. ZX Spectrum, Amstrad CPC, MSX, 1988; iOS, Windows Phone 7, 2011) – Por Adonías
Hay videojuegos que con su argumento, ambientación o diseño de personajes consiguen capturar la esencia de una época. Capitán Sevilla paladeó el aceitoso sabor de la España ochentera y convirtió un simple programa de ordenador en toda una oda a Lo Hispano de entonces, en un grasiento cuento de hadas protagonizado por Mariano, ceniciento transportista eternamente uniformado con raída camiseta de tirantes, quien tras hincar el diente a una morcilla envenenada con ponzoña radiactiva termina transformado en un hipertrofiado príncipe azul con una misión: vencer a la bruja de la fábula, ¡el malvado profesor Torrebruno! Merece la pena que disfruten de toda esta desopilante machada argumental por la vía del gráficamente estentóreo tebeo dibujado por Max para la ocasión o mediante las instrucciones originales del juego, el cual ciertamente es más divertido sobre el papel que cargado en el sistema de 8 bits -o dispositivo móvil– de nuestra elección.

 

Comix Zone (Sega TI / Sega. Megadrive, PC. 1995) – Por Javi Sánchez
En plena fiebre Image de tebeos plagados de diseños ridículos y malas ideas, Sega TI se descolgó con un juego en el que un autor de cómic se veía absorbido por su creación sin perder la pinta de gilipollas californiano fugado de las revistas de moda de ROB! Liefeld. Sketch Turner: bermudas con botas, chaleco sobre camiseta, cola de caballo y gafas de sol estilo Lennon, porque #eranlos90. A pesar de su protagonista y su título de tebeo cochino para leer manco, Comix Zone era un metesopapos de primer orden. Cuando un tebeo te absorbe hay dos posibilidades, que siempre terminan con un tío intentando pegarte con una llave inglesa: la primera es cantar Take on me; la segunda es recorrer un cómic usando kárate flipado cargándote las viñetas como quien rompe la cuarta pared. Todo ello aderezado de Ka-Pows a lo Adam West. El juego, que podría haber sido una maravilla si se hubiese dejado llevar un poco más («¿Qué me pasa? ¿Qué son todos estos dientes? ¿Por qué mi cuerpo es tan raro, ROB!?») optó por lo GENIAL! en otros aspectos. Dura unas seis horas, demostrando que sabía ver el futuro; tiene tres o cuatro puntos de esos en los que te caes y te mueres y sabes que no es culpa tuya; y uno de tus power-ups es UNA RATA. Del perranco asesino y loco de Shadow Dancer a un roedor de mierda con ataques eléctricos: Sega, en los 90, también optó por la vía ROB!, la vía GENIAL! (PD: Besitos para Adlo)

 

Prototype / Infamous (Radical Entertainment. PS3, Xbox 360, PC. 2009 / Sucker Punch. PS3. 2009) – Por John Tones
Prácticamente al unísono llegaron estas dos tomas, cada una fallida a su manera, sobre la experiencia de convertirse en un superhéroe a partir de encarnar a un matao. Para nuestro gusto, Prototype conseguía, con su tono desquiciado, gamberro y amoral, conducir al jugador más efectivamente a la experiencia de verse devorado por el exceso de poder, aunque acababa aniquilado por sus propios desmanes: claramente, una sola ciudad era insuficiente para contener el disparate omnipotente en el que se convertía el protagonista. Aún así, convencía con su intención de ser ese sandbox en el que se transforma cualquier GTA cuando te cansas de seguir la historia. Infamous, por otra parte, era la versión Christopher Nolan del experimento, y jugaba a delinear la frontera entre el bien y el mal, pero de forma algo maniquea: con marcadores que indicaban al jugador si estaba siendo un héroe o un villano, en vez de dejar que éste lo averiguara por sí mismo. Infamous 2 suplió estas carencias, en buena medida, con una secuela que se instalaba más confortablemente en una zona moral más grisácea. Y Prototype 2 parece que será aún más explosivo y de escala más desmedida que su precedente, o sea, que nos espera un 2012 donde la heroicidad está lejos de convertirse en un funcionariado.

http://www.youtube.com/watch?v=JvsUkUaJjYs

http://www.youtube.com/watch?v=S-NBsSfxH30

 

5 opiniones en “Top 5 – Superhéroes por accidente”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.