5×5 – Cinco juegos de cinco minutos: «Cara a cara»

Las vacaciones de verano ya no son lo que eran. Cuando eran como tenían que ser, bastaba echar un vistazo alrededor para encontrar una máquina recreativa donde apilarse con otros preadolescentes durante un par de horas y medirse la hombría sin balones de por medio ni llegar a las manos, al menos la mayoría de las veces. Quizá por la épica de ese enfrentamiento a la luz de una misma pantalla resulta tan descafeinado el multijugador online: le falta el roce, el codazo traicionero y, al mismo tiempo, la camaradería y el respeto que se forman cuando el rival está de cuerpo presente. Si nunca han experimentado el calor del amor en un bar, basta con que sepan que es exactamente lo que están soñando cuando mascullan «eso no me lo dices a la cara» a través de un auricular ante las provocaciones de un niño hiperactivo con demasiadas horas de juego. ¿Quedaron atrás los tiempos de codazo en un bar frente a una pantalla? Si tienen la suerte de leer esto desde un iPad, tienen la respuesta justo delante.

Desde que entró en escena el juego portátil, la imagen del multijugador móvil es la de un grupo de usuarios delante de sus pantallas, conectados mediante un Cable Link o de forma inalámbrica, pero siempre con una pauta de cada uno en su consola y Nintendo en la de todos. No hay problema con este modelo, y ya habrá tiempo de exprimir esa vía en esta sección, pero hoy hemos venido a hablar de compartir, de alejar la nariz de su tableta e invitar a su interlocutor a que se convierta en rival por un momento, aquí y ahora, sin competiciones asíncronas ni listas de logros de por medio. Por eso traemos cinco títulos inmediatos, listos para el duelo que necesitan allá donde se encuentren, ya sea en el café más elegante o en medio del chiringuito. Por supuesto, tan solo les hacen falta cinco minutos para disfrutar de estos cinco juegos, más uno de propina.

La hora de la verdad. Tiny Wings HD (Andreas Illiger. iPad)
La reciente actualización de este imprescindible de los juegos infinitos trae consigo un sistema de niveles más tradicional, con carreras sobre pistas fijas, obstáculos y múltiples avatares para elegir. Y pese a que somos poco amigos de que se exprima al usuario con versiones HD en lugar de desarrollar una versión universal para iPhone iPad, el modo multijugador a pantalla partida que incluye este último justifica su compra sin mirar. Si el enrevesado sistema de niveles basados en logros del modo original provocó rencillas en sus listas de amigos, es el momento de resolverlas sobre una pantalla. Y si nunca han oído hablar de Tiny Wings, afortunados ustedes por descubrirlo ahora. 

Duelo al sol. Ready Steady Bang (Chambers Judd y Ed Barrett. iOS universal)
Hay formas más civilizadas de poner a prueba sus reflejos que jugando al calientamanos, aunque para ello tengan que jugarse la vida de sus avatares a una sola bala. O al mejor de cinco, si se prefiere, sobre todo cuando dichas vidas acaban con el sentido del humor con que les impregna Ready Steady Bang. Su aspecto limpio en escala de grises y el minimalismo en los detalles de cada una de las muertes que componen su galería casan perfectamente con una mecánica de un botón llevada a la mínima expresión. No hay reglas sobre dónde debe reposar su mano hasta que el juez les dé permiso para disparar, pero será mejor que lo decidan de antemano o tendrán una disputa más que resolver.

Cuando tres no son multitud. Orbit1. (Caffeine Monster Software. iPad, Gratuito)
Si por algún motivo no han encontrado la forma de llevarse su arena shooter favorito al bar de la esquina, más les vale darle una oportunidad a este multijugador gratuito basado enteramente en un esquema de un solo botón. Solo necesitan controlar la fuerza con la que gira su nave para acumular más puntos que sus rivales o robárselos a base de atropellos traicioneros, algo que suena mucho más fácil de lo que parece cuando se intenta a propósito y mucho más frecuente de lo habitual cuando se produce por accidente. Si de repente les ha aparecido un espectador en su mano a mano sobre la tableta, no lo duden e invítenlo a competir desde una de sus cuatro esquinas.

Los indies sí la saben meter. Gasketball (Mike Boxleiter y Greg Wohlwend. iPad)
Si hace pocos días Rovio se hacía con los derechos del venerado Casey’s Contraptions para relanzarlo como Amazing Alex, la escena indie contraataca con este puzle basado en físicas apadrinado por Adam Canabalt Saltsman. Por suerte, Gasketball no necesita amiguismos para destacar gracias a su ajustado control sobre el balón y sus físicas, su cuidadísimo aspecto y sus niveles llenos de portales y rebotadores de pinball. La mayoría de estos niveles están bloqueados detrás de un pago dentro de la aplicación —aunque se puede desbloquear lo existente y lo que vendrá mediante un único paso por caja— pero no será necesario sacar la tarjeta de la cartera para jugar un «1 contra 1» con el que critica su puntería por encima del hombro.

Siempre ojo avizor. Play Kalei HD (LoadComplete. iPad)
Mucho antes de que estuvieran disponibles en el bolsillo, las pantallas táctiles hicieron acto de presencia en los salones recreativos en forma de máquinas dirigidas a un público casual, con sus Trivial Pursuit para borrachos y, sobre todo, los añorados juegos de encontrar las diferencias que hicieron que nuestras novias adoraran a Mordillo. Si se han cansado de repetir esa mecánica en las mediocres versiones que encontrarán en la App Store, es la hora de darle la vuelta a la idea original y buscar coincidencias con un caleidoscopio sobre azucaradas fotos en tonos pastel —o las que prefieran utilizar de su galería—. Ya sea en multijugador a pantalla partida o sobre una sola imagen en compañía, esta propuesta de la indie coreana LoadComplete es un regalo para la vista y una primera aproximación para aquellos que no se acercarían a un juego táctil ni con un palo.

Aquí los tienen. Cinco juegos multijugador que huyen de la estampa del enfrascamiento colectivo en la pequeña pantalla tan propia del Apalabrados, jugables en intervalos mínimos y disfrutables allá donde se encuentren. Sin embargo, dejando de lado los juegos por turnos como el arriba mencionado, y aunque el tamaño de la pantalla permite cómodamente compartir una partida para un jugador en títulos como Bejeweled o este Play Kaley, es difícil encontrar sistemas de juego concebidos específicamente para ser disfrutados en compañía. Precisamente por su rareza, tanto en su escasez como en su naturaleza, se ha dejado a modo de propina el título que les proponemos a continuación.

Bola extra y fin de las hostilidades. Fingle (Game Oven. iPad)
Sin entrar a teorizar sobre los cambios provocados por la irrupción de lo táctil en los interfaces de usuario —que tendrá su momento y lugar, permanezcan atentos—, es necesario mencionar que existen en la App Store algunos planteamientos que hacen dudar sobre la barrera entre los videojuegos convencionales y los juegos de mesa interactivos, como esta propuesta orientada exclusivamente al multijugador cooperativo. El objetivo de Fingle es en apariencia inocente: basta con colocar los dedos de una mano sobre todas las fichas de un mismo color y moverlas sobre las marcas correspondientes, mientras su compañero hace lo mismo con las del otro color. La ambientación setentera en lo visual y lo musical —y nos referimos concretamente al uso de voces profundas muy, muy negras— y las posturas que fuerza el propio juego se encargarán de dar un tinte que aseguran desde Game Oven que sirve para romper el hielo y estrechar lazos con las amistades. Sea cierto o no, conseguirá arrancarles una sonrisa si deciden atreverse con sus embarazosos niveles contando con el espíritu adecuado. En sus manos queda comprobarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.