Cinco razones para hacerse con el Humble Bundle de Double Fine

schafer_1

Tras recaudar más de tres millones de dólares en uno de los proyectos de Kickstarter más exitosos de 2012, Tim Schafer ha vuelto a la carga. Hace unos días se ha convertido en protagonista de un Humble Bundle centrado exclusivamente en los títulos de Double Fine, con una opción de repesca para aquellos que no se subieron al carro del crowdfunding del título oficialmente conocido como Broken Age. Aún queda un día para aflojar el bolsillo en esta iniciativa, así que damos un repaso a los cinco títulos que la componen y les damos sendas razones por las que deberían dejar de pensárselo y darle al botón. Además de por los niños, claro.

Psychonauts (Majesco Entertainment/THQ, 2005) — por Jim Thin
Es posible que la premisa de un joven colándose en un campamento de verano para el entrenamiento de poderes psíquicos capaz de introducirse en la mente de otros (cada una de estas mentes representada por un mundo reflejo de su personalidad) gracias a su proyección astral a través de puertas diminutas que se colocan en la frente de los mismos o a través de su propia conexión mental con ellos dando lugar al consecuente descubrimiento de que es el indicado y único elegido para librar a todos los cerebritos (literalmente; ¿metafóricamente?: ambas) del campamento de un grave peligro y por extensión que la salvación del mundo entero está en su mano no les resulte lo suficientemente atrayente. No les culpo. No hay nada realmente ajeno a nuestro mundo en Psychonauts tras esta fachada. El chico, Raz, tiene detrás a los bullies de rigor, va tras la chica de vigor, encuentra una figura paterna y otra que no lo es tanto, se decepciona, crece, madura, lo hacemos nosotros pero menos y salvamos el mundo, ajeno o propio.

Puede que el personaje de Dogen Boole, el psiconauta más capaz y el menos apto (por informe, por joven: viejos problemas), sea el único elemento que nos provoque un verdadero extrañamiento dentro de las coordenadas extravagantes que propone el juego; y puede que esto, un detalle que choque con la normalidad habitual dentro de un entorno falsamente corriente, sea lo único que necesite el título de Double Fine (y extrapolando, el género de plataformas) en cada uno de sus compuestos para destacar y arrastrarnos a su ser. Porque Psychonauts se sumerge en la mente de Aero the Acro-bat, SpyroJak, Ratchet & Clank, Crash Bandicoot y tantos otros plataformas antropomórficos pasados como quieran mencionar, absorbiéndolos, e incluso ejerce de médium ya en su pantalla de título para vaticinar la mecánica estrella del por entonces futuro juego del fontanero, pero al final, y no diré aquello de que «es un juego con personalidad propia» porque no es cierto, lo único que extrañamente queda en tu mente tras jugar a Psychonauts es, sorpréndanse, Psychonauts.

También: les hace mucho de reír.

 

Brütal Legend (EA, 2009)  Por Herasmus
Si estás dudando en aflojar esos 8,36 euros que en el momento de escribir estas líneas piden para incluir Brütal Legend en el pack de Double Fine, antes debes tener en muy cuenta estas dos cosas. La primera, que es con diferencia el peor juego del grupo, más aún, lastrado por esa extrañísima e impracticable combinación de estrategia y combate a tiempo real, probablemente sea el peor juego que haya producido Tim Schafer en toda su carrera. Y da gracias a que en PC no tendrás que sufrir necesariamente ese control abominable que nos encontramos quienes lo descubrimos en consola. La segunda cosa a tener en cuenta es que seguramente se trata a la vez de la apuesta más demencial de un hombre que ha cimentado su carrera sobre monos de tres cabezas, tentáculos mutantes y campamentos de verano para psíquicos preadolescentes. Y quien tenga la paciencia suficiente para perdonarle los errores, pronto descubrirá que debajo de ellos late un amor por el chiste subido de tono, la aventura de ambiente exótico y la música estridente que en buena lógica debería justificar cada uno de sus traspiés, porque unos y otros nacen del mismo deseo de ponerlo todo (incluidas las expectativas del jugador) patas arriba. Pese a lo que se nos llena la boca cuando exigimos juegos originales, la cruda realidad es que correr riesgos no siempre conduce a producir títulos perfectos, pero es el camino inevitable para acabar llegando a algo que merezca realmente valga la pena. Y, con un poco de suerte, a esos 8,36 del jugador con sangre en las venas.

http://www.youtube.com/watch?v=Zxnho1yTjRo

 

Costume Quest (THQ, 2010) — Por Manu Gabaldón
El suspense en torno a la continuación de Brütal Legend dirigió la mirada de Tim Schafer a los bazares de Xbox Live y PSN, a los juegos de menor presupuesto (y menor riesgo), y dio luz verde a cuatro prototipos surgidos durante un hiato conocido como Amnesia Fortnight. El primero en ver la luz fue este Costume Quest, una aventura ambientada en Halloween apta para todos los públicos, y con una de mis características favoritas en un videojuego: va completamente al grano y no se pierde por el camino añadiendo mecánicas innecesarias ni horas de juego porque sí. En su corta duración elabora una tremenda receta a la altura de los géneros en los que se apoya: una pizca de Zelda en la exploración de cada nivel, poblado de personajes incapaces de encontrar un ingrediente para un pastel o un cromo para completar una colección; un mucho de JRPG en el sistema de combate por turnos, con la complejidad justa para resultar siempre entretenida; y otro tanto de fan service a las series de los sábados por la mañana, con modestos disfraces de cartón que sirven para resolver los distintos puzles en los que nos mete el juego, y que en medio de la batalla se transforman en magníficos robots, brillantes caballeros andantes y aguerridos unicornios arcoiris. Si alguna vez quisieron ver a un ojo murciélago llorar mareas al pelar una cebolla, éste es su juego.

 

Stacking (THQ, 2011) — Por Manu Gabaldón
¿Cómo trasladar una aventura gráfica de point and click a un juego de consola sin morir en el intento? ¿Cómo se construye un sistema de juego a la antigua usanza, con múltiples personajes, acciones y verbos, con misiones que se pueden resolver de múltiples maneras, en un entorno tridimensional hecho a la medida de un mando con cuatro botones y dos sticks sin que resulte inmanejable? Con matrioskas: un mundo de matrioskas animadas, donde cada una de las muñecas tiene una personalidad y una habilidad distintas, al servicio de nuestro pequeñísimo protagonista, un diminuto héroe de la clase obrera en busca de su familia por tierra, mar y aire. La mecánica de anidar unos personajes dentro de otros sirve a todos los propósitos que se plantea el juego, no solo para juntar familias enteras del mismo tipo, sino también para combinar distintas habilidades, realizar misiones de infiltración y provocar el caos de las formas más gamberras. Todo vale en Stacking, un juego sin prisas, sin muertes, y sin límites a la imaginación. Por si ya se habían cansado de darle vueltas a Dishonored.

 

Broken Age (Double Fine. Fecha de salida sin anunciar) — Por Manu Gabaldón
No es nada arriesgado afirmar que el mundo del videojuego ha sufrido un meneo desde que descubrió Kickstarter. La plataforma de crowdfunding por excelencia está viviendo un romance con el medio que empezó en 2012 y que aún persiste. Gracias a proyectos como OUYA esta vía de financiación tiene cada vez más notoriedad en los medios generalistas, aunque servidor tiende a preocuparse más del qué que del dónde, y aquí entra Broken Age. El proyecto de Tim Schafer anteriormente conocido como Double Fine Adventure alcanzó una masa crítica mediante el boca a oreja que le permitió recaudar más de ocho veces su presupuesto inicial, abriendo un debate sobre este modelo de financiación y la relación entre los creadores y su público/productor que aún persiste. Con una fecha de salida aún incierta, se conoce relativamente poco de este título, aunque su tráiler sugiere una aventura para todos los públicos con la nota de humor ya esperada de la compañía. Si usted llegó tarde a la fiesta y no le dio tiempo a echar dinero en la gorra, está a tiempo de comprar su copia del juego y su entrada al making of  que 2 Player Productions está realizando en paralelo con el desarrollo. Y si el precio le parece demasiado exagerado, dése una vuelta por este texto de Jim Thin y luego vuelva a pensárselo.

Aunque también puede donarlo todo a caridad.

2 opiniones en “Cinco razones para hacerse con el Humble Bundle de Double Fine”

  1. Totalmente de acuerdo con lo del Brütal Legend. Le he dedicado horas y horas de juego pero al final siempre acabo escuchando música en el coche y circulando a toda ostia por el mapa para espachurrar cosas que se mueven. No sé, falla en las mecánicas pero tiene algo, el mojo suficiente para que me niegue a pensar que es un mal juego. Imagino que es el espíritu del metal o algo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *