Xbox One versus España: cuánto hay

 

xboxone

Supongo que a estas alturas del día y del siglo XXI todos sabemos ya lo que es Xbox One, la nueva plataforma (me cuesta mucho usar consola) de Microsoft. Si no, resumamos: un dispositivo enfocado al entretenimiento que también sirve para jugar y tiene un trocito de ciencia-ficción pegado que sirve como mando a distancia por voz y gestos. Ahora, hablemos de los problemas que le supone tanto a la compañía como al sufrido españolito medio la existencia y los propósitos de esta plataforma.

Esto es lo que se presentó ayer, resumido en 100 segundos:

 

He leído bastante el calificativo «hilarante» asociado a este vídeo. En realidad no, es una destilación de lo que es puro marketing corporativo. Recalca, machaca, tritura y reitera para que la gente se quede con un par de ideas simples asociadas: tele, deportes, FIFA, Call of Duty. Lo hilarante es lo de watercooler. Y la legendaria incapacidad de Microsoft de hacer una presentación fresca. Podría crucificar los vestuarios de Mattrick y de Nancy Tellem, el discurso general, el rollo PowerPoint o el hecho de que, básicamente, las presentaciones no deberían hacerla ejecutivos sin carisma, porque no todo el mundo es Steve Jobs ni San Peter Moore (que sin el golpe de estado de Electronic Arts ayer debería haber salido a presentar los FIFAs y demás).

petermoore
¿Os acordáis de cuándo la consola que enseñaban no era el producto final?

Pero tele, deportes, FIFA, Call of Duty. Cuatro elementos que no tienen que ver con el videojuego como lo conciben los jugadores y sí con el entretenimiento como lo concibe la masa. Es una idea que viene de largo. Todos hemos tenido un primo/coleguita/compañero de curro con «la plei», en el que la plei estaba para echarse unos PES y ver unas pelis. Primos que en esta generación han tenido la 360 para echarse unos FIFAs y unos CoDs y NADA MÁS. No les digas que Skyrim es la hostia o que Batman tocotó porque no se van a acercar. A Forza, si acaso, tal vez. A GTA, claro, pero GTA sale uno cada equis años. Y eso el primo. No es la madre, no es el padre, no es la tía que cuando se emborracha mueve el caderamen con la Wii, no es aquella ex tuya que decía que Singstar no tenía nada que ver con los jugadores. Para ellos el primo ya es un tío que sabe del tema. Un viciao. Un friki de las consolas. Porque juega al FIFA y al CoD, tenéis tanto en común.

forza5
Y al Forza. Éste es next-gen. ¿Ves lo next-gen que es? ¿No? Entonces no eres hardcore.

A Microsoft se la suda la brutalidad DDR5 de PlayStation 4 por dos razones: la primera es que cuánta gente en el planeta sabe qué es eso o para qué sirve. La segunda porque PS3 tenía el Cell y bueno, juegos más reales que tus resacas, bueno bueno… Y lo que pasó fue que Xbox 360 se convirtió en estándar de desarrollo y para eso sirve el Cell: para hacer cutreports. Y en Microsoft saben lo que es: la primera Xbox se meaba en PS2 y, excepto exclusivas, menudos chorongos le daban. En tres semanas vamos a tener una conferencia del E3 con juegos, con consolas, con una fecha de salida y un precio y Sony y Xbox partiéndose la cara por un pequeño segmento de público: nosotros. Y entonces sí, lo celebraremos y nos pegaremos y saldrán las videocomparativas de qué consola se ve mejor y el hype y el ochoconnueve y todos nuestros rituales DE PAJERO. Ayer, Mattrick lo pudo decir más alto pero no más claro: «nos interesan los jugadores porque son los primeros seguidores de la tecnología». Fuimos los que metimos en las casas el DVD, las cosas que se enchufan a las teles y, casi seguramente -puedo hablar por mí-, los que llevamos Internet a nuestras familias. Por lo demás, olemos mal.

Pero somos el vector de transmisión en esta cadena de virus. ¿El diseño de la consola? No es para nosotros, si parece un vídeo, un Tivo, un iPlus, es porque al menos tus padres ya saben lo que eso. «¿Xbox One? ¿Es eso que tiene pinta de ir debajo de la tele?» Sí. ¿Kinect? No es para nosotros. Dudo que 10 millones de jugadores hayan comprado Kinect voluntariamente.  Qué coño, trabajé en el lanzamiento de Kinect en España: puedo aseguraros que esas Navidades no eran jugadores los que compraban mayoritariamente el pack de consola + Kinect. Eran Wiifamilias.

El problema real no son los juegos o su carencia ayer, porque la presentación de ayer no era para jugadores. El problema real, el más gordo que va a tener Xbox One en España, es que en este país la oferta de cable es ridícula y la gestión de derechos audiovisuales una pesadilla. Y que la juventud ya no ve la tele. Estamos hablando de que en España se han perdido en un par de años dos millones de espectadores. De gente que ya no ve el cacharro y está en Internet todo el día. Una tendencia imparable que sólo tiene una respuesta: o Microsoft introduce Netflix y Hulu de alguna manera -o equivalentes: equivalentes reales con HD, VO, opciones de subtítulos, catálogo extenso-, presionando y negociando con quien tenga que negociar, o… O tendremos una consola impulsada únicamente por Movistar TV + lo que se pueda rapiñar de iPlus. Y sólo hace falta ver los números de abonados en España a televisión premium para ver que por ahí no.

Y luego ya vendrá el always on y la segunda mano y cosas de las que el no jugador no tiene ni idea ni le importa ni le afecta. Pero una consola que quiere ser un 666% tele para luchar contra lo móvil, aquí lo lleva crudísimo. Mientras no se resuelva algo que vaya más allá del «Xbox, Telecinco» con el que se bromeaba ayer en tuiter, todo lo demás da igual. Hasta los juegos.

7 opiniones en “Xbox One versus España: cuánto hay”

  1. Me interesa el tema de la evolución del sector. Y como esa evolución, quizás ha ido por otro camino que los jugadores (quizás mas exacto sería decir «parte de los jugadores»). Nintendo, Wii y DS se petaron eso. La 360 hizo dos opas hostiles a la idea de Nintendo (SONY también por cierto), y ahora, la XBOX ONE es un suma y sigue. Una consola que hace de todo, menos al parecer, dejarte jugar (como ese chiste de cuando eramos críos de «este reloj hace/tiene de todo, pero no da la hora»).
    Y vivir en las colonias es una putada y tiene eso, que gran parte del pastel lo ves así de lejos.
    p.d: España siempre ha sido mucho de SONY y de la Play, no? Quícir, ¿Microsoft da por perdida «la guerra» en España?
    p.d2: Yo que sé, después del anuncio de la WiiU que no he entendido una mierda de la next generation.

  2. Qué va, Microsoft va a por todas: los resultados en esta generación han sido un poco meh, pero porque primero la gente se puso a comprar pesetreses de salida de las de 600 napos como si no hubiese un mañana (y acertaron! No había un mañana!), pero poner un pie en el único feudo que le queda a Sony fuera de Japón ya es. Y un buen pie, además. De gente que encima compra juegos.

    El problema son las mimbres con las que tienen que contar: terceros del audiovisual, que son mucho mucho peores que los terceros del videojuegos. No nos engañemos, ambas consolas van a tener juegos a espuertas, pero lo que me ha helado el corazón es ver la mierdaza de Ghosts: está por debajo de lo que se puede ver en un PC actual. Espero que sea porque Infinity Ward son unos mantas y no porque es el baremo de Xbox porque si no…

    Si no lo que va a pasar es que la superioridad técnica de PS4 no importará un carajo: no hay dinero ni tiempo para crear versiones diferenciadas de los juegos. Desde hace dos generaciones.

  3. Exacto!!! Si han tenido que pasar demasiados años para verle límites a la generación actual, añades que aun así hay juegos que no las exprimen todo lo que podrían, dar un salto en cuanto a fuerza bruta no es suficiente para hacer que el personal cambie. Tienen que ofrecer algo más.
    El problema es que buena parte de ese «algo más» ya lo ofrecen… pero limitadísimo. La actual Xbox360 ya ofrece cosas potencialmente muy interesantes. Puedes jugar y puedes ver fútbol, puedes alquilar pelis. el problema es la calidad y el precio que, como bien dices, depende de infraestructuras que no tenemos y derechos que son carísimos en comparación con los de fuera.
    Para no poder ver HD de verdad en streaming, no necesitas cambiar la consola, salvo que el salto en juegos sea grande. Y tardará mucho en serlo, me temo. Si es que llega a serlo, que lo dudo.

  4. Yo siempre he sido lo que llaman un «early adopter». En castellano, un primo, vaya. Ahora mismo, mi intención es seguir con 360 y PS3, al menos hasta que me pase los tropecientos juegos que se me han acumulado. Y sí se anuncia que se dejan de fabricar, comprar otra más de cada una, que estarán baratas. Y, en cuanto a la nueva generación, cuando acabe con esos juegos, cuando pase el tiempo, se vea lo que realmente ofrece cada una, y estén a un precio razonable… ya veremos.

  5. A mi desde luego ya me han convencido. No la quiero. Y si me la regalasen la cambiaría por una plei 4 una güi llu. O por cualquier cosa.

    En las américas (y supongo que en la pérfida albión) lo petará mucho y muy fuerte porque entre que allí tienen internet de verdad y que la maquinaria de Micro funciona a todo tren, la van a comprar como si fuera gratis. Salvo que el precio, crisis mediante jodiendo, se les vaya más allá de lo razonable. Viendo el mojón de gráfica que lleva comparada con la plei no parece que vaya a ser su problema pero claro, Kinect.

    Mucho van a tener que sorprender con las exclusivas para convencer a los jugadores de toda la vida. Y conmigo lo llevan crudo, lo que tienen sus rivales japonesas me llama mucho más pero claro, está claro que yo no soy el ‘target’ de este vhs hipervitaminado.

  6. Puede tener posibilidades si:

    -Catálogo de juegos descargables con ofertas a lo Steam.

    -Mismo tipo de oferta para series, películas, música y programas de televisión. Ofrecida por ellos y pasando del cable (lo de integrar ahora el cable es el caballo de Troya)

    -Modelo suscripción que no descarta las compras a lo PS+

    – Sirve como servidor central de contenidos (always on, always connected) y se accede a ellos mediante tablet o clientes baratos Xbox Mini (que parece que lo presentan en el E3)

    Una especie de XBMC + Bittorrent + Clientes Raspberry Pi + Steam Big Picture para la masa, pueden petarlo si van por ahi los tiros.

  7. Y es una pena, pero me parece que como apuntas en el artículo, los videojuegos van a ser lo de menos. Esperemos que la apuesta de Sony por el nicho salga bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *