En nuestra humilde opinión

Hotline Miami

Y van ocho. De nuevo aparece un Humble Indie Bundle con algunos de los mejores títulos independientes que se han publicado recientemente, un repertorio heterogéneo que lo mismo se da a la ultraviolencia esquizofrénica que a la crítica disfrazada de hoguera, pasando por algunas de los juegos que más han expandido las fronteras del medio, poniendo rumbo hacia la narrativa o la experimentación musical. Como siempre, al precio de la voluntad, y añadiendo al saco sus bandas sonoras, con excepción de la de Hotline Miami. Desde aquí les invitamos a que compren, regalen, compartan y, por supuesto, jueguen. En Mondo Píxel celebramos la aparición de este pack recordando las impresiones que nos dejaron algunos de sus títulos.

Hotline Miami – por Pablo Algaba
«Funciona con muchas de las lógicas propias del salón recreativo: inmediatez, velocidad, control milimétrico, reflejos de velociraptor, detección de rutas, exacto cálculo de distancias entre personaje y enemigos, un toque una muerte,… a las que se le añaden elementos menos habituales dos décadas atrás como el sigilo, un botón para realizar ejecuciones o la posibilidad de utilizar escudos humanos. Este balance entre lo nuevo y lo viejo permiten experimentarlo al mismo tiempo como un juego retro —que no es, por mucho que sus gráficos 16bits puedan conducir a engaño— y como un simulador de asesinatos viscerales, catárticos y estremecedoramente bellos

Proteus – por Eva Cid
«En Proteus no hay tutorial, marcadores, objetivos, enemigos o indicación alguna sobre lo que se supone debemos hacer, pero es lo suficientemente hábil para dejar claras en la primera toma de contacto ciertas directrices mínimas y un mínimo patrón de avance sin necesidad de verbalizarse ni exhibirse.»

Thomas Was Alone – por Eva Cid
«Da una lección incontestable sobre cómo dotar a un juego de profundidad argumental sin recurrir a elementos que no le son propios. Que la propia naturaleza del videojuego, incluso en aquellos casos en que se reduce, como aquí, a su mínima expresión, es capaz de albergar un potencial narrativo enorme sin necesidad de recurrir a corta-pegas de otros medios que en tantas ocasiones se utilizan como parches de un diseño deficiente.»

Little Inferno

Little Inferno – por Eva Cid
«Ha sabido configurar con éxito un sencillo ejercicio reflexivo a través de, por, y para lo lúdico. Por qué hacemos lo que hacemos en lugar de lo que queremos hacer, en qué momento tenemos poder real sobre nosotros mismos y nuestras decisiones. O, simplemente, por qué jugamos. Afortunadamente, Little Inferno nos da una razón convincente para hacerlo.»

Little Inferno y la adolescencia del videojuego – por Herasmus
«Spec Ops y Little Inferno han entendido muy bien una cosa: hace demasiado que llamamos revolución a mejoras en los gráficos o a un maquillaje en las mecánicas, y sin embargo ¿cuándo fue la última vez que viste a un juego extendiendo verdaderamente sus tentáculos? Hacen falta juegos que quieran hablar de juegos, que se reinventen desde su propio lenguaje. Aunque se han arriesgado, y ese no es poco mérito, han quedado lejos de su objetivo porque su mensaje último es la desconfianza del medio. Y así no se va a ninguna parte, hace falta que el medio confíe en el medio y lo diga bien alto, que jugar dé más ganas de jugar.»

Dear Esther y las narrativas – por Jim Thin
«Por suerte cada vez menos nos encontramos con textos sobre juegos independientes o experimentos narrativos que pivotan durante toda su extensión en si aquello de lo que hablan es videojuego realmente o no. En Dear Esther, por ejemplo, podemos ver la evolución natural de títulos como Pathways Passage, y junto a ese desarrollo continuista parece haber evolucionado también el público, que se cuestiona menos el continente para analizar más (a su manera, pero démosle tiempo, la humanidad es joven) el contenido. La propia industria parece entender que ante la aceptación de títulos poderosamente narrativos como Journey no queda otra que inclinarse y, si se puede, aprender algo.»

1 opinión en “En nuestra humilde opinión”

  1. Y mi colección de Steam sigue creciendo. Qué peligro tiene. Luego dirán que si el botellón. Esto sí que vicio puro.

    Que siga engordando mi colección de indies! ^_^

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *