E3 2013: Crónica etílica nº 1. Las charlas.

e3

El E3. La feria más importante de la industria a nivel cuantitativo. El Gran Evento. Una monstruosa maquinaria multidisciplinar que desemboca, para los que siempre hemos visto el chiringuito desde casa, en unas cuantas horas de conferencias y posteriores informaciones que vamos recibiendo de manera colateral. Y con ello se repite la rutina de todos los años por estas fechas: unos se acomodan las gafas con gesto escéptico, otros se esfuerzan más que nunca en defender una inexplicable alineación férrea e irracional para con una marca determinada (según mi última comprobación online a 24 horas vista se hacen llamar fans), otros, los menos y los que más mérito tienen, creo, saben mantener el tipo y la prudencia y se dedican a informar y a opinar con un mínimo de criterio, y luego están los que, como servidora, se petan la nevera de cervezas y se afanan en comentar la jugada con toda la tontez de que son capaces de desplegar. Me gusta contagiarme de un entusiasmo que ni poseen los propios conferenciantes (excepto algunos lords de Konami) y que ni siquiera proyectan en los productos que están promocionando. Bah, qué más da. Yo quiero disfrutar de mi show anual, y si mi show anual no me da lo que yo espero, como suele ocurrir, pues ya yo me lo adorno. Una cosa es la feria, luego ya vendrán las críticas, más o menos benévolas, más o menos neutras, más o menos maliciosas, según cada caso y circunstancia.

La llamada resaca del E3 en mi caso suele corresponderse invariablemente con la más literal y atroz de las resacas posibles. Amo los videojuegos casi con violencia, me gusta poder dedicarles gran parte de mi tiempo, disfrutarlos y escribir sobre ellos con la suerte de poder hacerlo desde la más total y absoluta libertad de expresión y opinión. Este tipo de evento es un circo, en el sano sentido del término, y lo disfruto como tal. Luego, pasado el fragor del oleaje etílico y las pajas diversas de quienes esparcen su simiente por las diferentes redes sociales, llega la hora de hacer balance, ya sí, un poco más serios. Aunque antes de recolocarme las gafas primero tengo que encontrarlas. Ya no vuelvo a beber. El ceño fruncido en mi caso es por el dolor de cabeza.

Veamos. Microsoft. Ay, me duele Microsoft. Su charla, impecable a nivel de ritmo y de espectacularidad, nos hizo olvidar durante hora y media las excesivamente restrictivas condiciones de uso de su máquina con respecto a la protección regional, segunda mano, y demás menesteres que ya todos sabemos y no conviene repetir. Me cuesta mucho entender cómo ese puñado de señores encorbatados y supuestos expertos en la materia que son los que toman Las Grandes Decisiones no se están dando cuenta del descalabro que proponen con Xbox One, mucho más evidente tras la sobria pero contundente bofetada que propinó Sony pocas horas más tarde. O rectifican, o bien venderán mucho en USA (eso sí) pero me temo que fuera de allí la porción del pastel que les va a tocar comerse en los próximos años va a ser mucho más pequeña que la que están terminado de digerir ahora mismo.

HowtoSharePS4games_THUMB

Sony nos mantuvo despiertos hasta las 5 de la mañana con ese brillo en la mirada del que espera grandes cosas, ese brillo del se ha embriagado más de la cuenta mientras espera, aburrido, a que lleguen los anuncios de esas grandes cosas.

Sony cumplió, y lo hizo de forma menos efectista que Microsoft (repito, a nivel de ritmo y juegos mostrados, impecable intervención la de los americanos) pero muchísimo más efectiva. Una máquina, la PS4, según dicen algunas lenguas más entendidas que yo en lo técnico porque yo de esto no piloto, algo más potente que la de la competencia, un sistema con unas prestaciones más “limpias”, más sencillas, directas y apropiadas para las personas que tenemos la rara costumbre de comprarnos una consola para jugar, sin que nos planteen más trabas absurdas para ello que las que ya se nos plantean por estar casi todos en paro y racanear hasta en los Humble Bundle. Una consola para cuando nos tengamos que ir al pueblo a raspar alfalfa. Cierto es que ahora para jugar online será necesaria la subscripción Plus, pero si además de las ventajas que ya de por sí viene ofreciendo dicha subscripción aprovechan para mejorar la plataforma online al nivel del LIVE de Microsoft, por mi parte me parece perfecto. Microsoft, recordemos, seguirá manteniendo su GOLD. El mismo que he pagado durante años y sin rechistar por parecerme un servicio estable y cojonudo, a grandes rasgos.

Iwata-Luigi1-660x350

Nintendo, con esa charla al margen de todo y de todos en su propio limbo espaciotemporal, ha terminado de dejar cristalinamente claro que juega en otra liga, y lo hace no porque no pueda jugar en ésta (o sí, o no, eso es otro tema) pero fundamentalmente lo hace porque parece ser que le sale de los cojones. Y teniendo en cuenta lo que es Nintendo ahora mismo cumplió y lo hizo con creces. Nintendo y sus cosicas. Esas cosicas que tanto nos gustan o tanto nos repelen, y quizá ahí esté el verdadero sello de identidad de la marca.

Llevo tiempo predicando, como si de un predicador se tratara – de esos que van a convencerse más a sí mismos que a los demás- que reniego de la next gen, que puedo vivir con mis consolas actuales y mi PC enclenque solo apto para cosas indis y juegos de hace varios años (muchos), pero la maquinaria del HYPE, ese entramado multidisciplinar que mencionaba al principio, incluyendo a los señores con corbata, ha hecho mella en mí. O a lo mejor no es culpa de esas perfidias propias de las más trémulas regiones de Albión. A lo mejor resulta que todo esto de los videojuegos todavía me interesa y me entusiasma con la misma inocencia de hace veinte años. O también, quizá, que soy débil y cuatro vídeos estratégicamente mostrados me han vendido un tan-carísimo-que-no-sé-cómo-voy-a-comprar tándem formado por PS4 y Wii U dinamitando mi sueño loco de volverme pecera.

Qué demonios, si ni siquiera sé formatear mi ordenador.

5 opiniones en “E3 2013: Crónica etílica nº 1. Las charlas.”

  1. Esta chica escribe como un carretero, ¿no? ¿Será una forma de travestismo social, para hacerse el machote y hacerse oír? Qué cosas tiene ahora Fotogramas…

  2. No sabía yo que las mujeres debían permanecer siempre correctas en su vocabulario como signo de feminidad. Llámenme loco, pero quizá sería mejor quedarse simplemente con que se trata de una crónica bien argumentada y mejor redactada cuyo único motivo es el de expresar la opinión del arriba firmante, dando igual su sexo.

  3. Jajaj, si al del primer comentario le ha parecido que éste artículo está escrito con lenguaje grueso, es que ha leído pocas cosas de la ovejita con corbata.
    En comparación con otros anteriores, parece un libro de cocina escrito por Rouco Varela.
    Bien Eva, mantente firme!

  4. @Belvedere Jr.

    Oh my god!
    Esa chica bebe cerveza y ha dicho «cojonudo» y «cojones», ¡menudo marimacho!

    Gran articulo.

    Por cierto. A mí también me han hypeado cuando tenía claro que no iba a comprar ninguna otra consola. Dilema al canto.

  5. Hace un mes dije a mis conocidos: «después de quince años creo que voy a volver al pc». Ahora discuto con mi señora sobre cuándo voy a comprar la ps4 y hasta cuando resistiré a wii-u (imagino que hasta que saquen un nuevo zelda, como siempre)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.