«Resident Evil 4 Ultimate HD Edition» – Morir es vivir y tal

re4hd

Resident Evil 4
2014
PC (Steam)
Capcom

Recapitulemos: Capcom y Nintendo llegan a un acuerdo para lanzar cinco (5) juegos exclusivos para su flamante GameCube, con una nueva entrega de Resident Evil dirigida por Shinji Mikami como joya de la corona. Tiempo después los cinco (5) juegos se quedan en cuatro (4) juegos al cancelarse uno de ellos, y sólo uno (1) que tan sólo interesó a gente especialita permanece como auténtica exclusiva. Es la definición misma del Megatón Pocho en el que habitamos. Por su parte Resident Evil 4 se convierte en uno de las «exclusivas» que más conversiones han recibido: PlayStation 2, PC (primera y horrenda versión), Wii, PlayStation 3, XBOX 360, y de nuevo PC, esta vez en formato digital (aunque existe una versión física que de todos modos se activa mediante Steam), y con el subtítulo de «Ultimate HD Edition» como reclamo para fans locos.

Lo cierto es que como ejercicio completista y de pura preservación de un clásico indiscutible, esta nueva edición de Resident Evil 4 es más que notable, si bien puede llevar a engaño en cuanto a qué esperar de ella: al afirmar «Por primera vez en HD» se refieren exclusivamente a eso, a una mera cuestión de resolución. Dicho de otro modo: no se han retocado modelados de personajes u objetos ni la arquitectura de los mapas, ni tampoco se han creado nuevas texturas para la ocasión. Lo que sí se ha hecho es asegurarse de que todo funciona correctamente a 1080p, pudiendo elegir entre 30 o 60 frames por segundo estables. Respecto a las texturas hay dos opciones: utilizar las originales de 2005 (las que se comprimieron para su uso en consolas), o bien utilizar esas mismas texturas pero sin comprimir, lo que le da un aspecto algo más nítido al juego pero genera interminables discusiones del tipo «Pues a mí me gusta más la madera de las puertas No-HD» en foros propensos a las discusiones de alto nivel. Además se ha mejorado notablemente la calidad de las secuencias de vídeo, al fin en HD, nada que ver con la paupérrima calidad de imagen que ofrecían las de la anterior versión para ordenadores personales (aunque las de complementos como Separate Ways tienen la misma calidad de compresión que tenían en PS2… es decir, ninguna). No falta alguna que otra opción gráfica avanzada como antialiasing, pero tampoco esperéis maravillas en ese sentido. Por último, si jugáis utilizando un pad de 360 os sorprenderá ver que han añadido los iconos correspondientes en pantalla, del mismo modo que han calcado los logros (pocos y vagos) que se implementaron en esa consola. Por supuesto no sería una edición completa sin la inclusión de Separate Ways, The Mercenaries, Ada’s Report, y el visualizador de secuencias de vídeo, todo aquello que el dichoso fan loco echaría en falta si no estuviera.

Lo demás permanece sin retoque alguno, para bien y para mal: el control de León (y Ashley) resulta tan dinámico como controlar un tanque, las constantes visitas al inventario rompen el ritmo de juego sin cesar, y todo ello está adornado por cinemáticas post-Matrix y un mensaje de fondo muy de su época (ya sabéis: «EEUU cree ser la policía del mundo, qué mal, enviemos un virus mortal para que aprendan»). En muchas cosas este juego supuso un antes y un después, sobre todo por su presentación visual en tercera persona, que junto con el ignoto Kill.Switch dio a luz a juegos que ya suenan a viejo como Gears of War o Uncharted. Resident Evil 4, en esta nueva versión también, es ese juego de 2005 que disfrutaréis por enésima vez, y no se esfuerza en parecer otra cosa. Ni falta que hace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.