«R-Type Leo» – Matamarcianos refundado

R-Type Leo

R-Type Leo
1992
Arcade

Nanao

(Artículo publicado anteriormente el 22 de marzo de 2011 en el blog de Mondo Píxel.)

Vuelve el viejo debate: si la secuela de un exitazo prescinde de las mecánicas de juego que fueron señas de identidad del original, ¿debería considerarse al nuevo capítulo como un episodio más de la serie? De primeras les diremos que deberíamos tomar a R-Type Leo como un episodio más de la saga R-Type simplemente por el «R-Type» que luce su título. Ahora bien: si todas las decisiones que tomaron en Nanao, equipo de desarrollo interno de Irem (los creadores del primer título de la saga) fueron tan drásticas como eliminar de R-Type Leo el Wave Cannon —ese láser que deviene más potente conforme mantengamos más tiempo pulsado el botón de disparo— y el Force —el satélite que se sitúa a la derecha o a la izquierda de la nave que manejamos y que puede ser utilizado como herramienta defensiva además de como arma ofensiva—, entonces, ¿tienen razón aquellos fans que piensan que Leo no debería considerarse un R-Type porque comete pecados contra la serie más grandes que la vida?

De primeras contestaremos a esos fans absurdamente cabreados, que toda la vida es juego. Y los juegos, juegos son.

Y además les diremos que jueguen R-Type Leo. Porque Leo no tiene Force y no tiene Wave Cannon, pero tiene Force Bits: dos satélites que se sitúan arriba y debajo de nuestra nave y que pueden lanzarse de manera teledirigida hacia los enemigos más cercanos, siendo posible recuperarlos cuando lo deseemos para engancharlos de nuevo a nuestro vehículo como si tiráramos del cordel invisible de un yo-yo mortífero. Jueguen R-Type Leo, porque ciertamente estos cambios radicales harán que todo cuanto hayamos aprendido jugando a R-Type y a R-Type II ya no valdrá para nada cuando nos enfrentemos a Leo. Y precisamente por esa razón, jueguen R-Type Leo porque habiendo tomado unas decisiones tan drásticas, en Nanao lo que han conseguido es oxigenar la mecánica de juego de R-Type en lugar de asfixiarla.

Demonios, dejen de preguntarse si R-Type Leo es un R-Type o no, y juéguenlo y disfrútenlo como si les fuera la vida en ello.

1 opinión en “«R-Type Leo» – Matamarcianos refundado”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.