«TowerFall Ascension» – Solo no puedes, con amigos sí

TowerFall Ascension

TowerFall Ascension
2014
PS4 (versión comentada), Ouya, Steam
Matt Thorson

Píxeles como puños en scroll lateral, música tontorrona y jugabilidad exigente: TowerFall tiene todo lo que se le puede pedir a un juego independiente. Como no vivo con gente que tenga la PS4 ni yo tengo cuatro mandos, he tenido que jugarlo solo, algo bastante poco recomendable para un juego que ha sido concebido como un cooperativo. Así que voy a empezar diciendo algo un poco feo: compradlo en Steam, que así al menos podéis juntar mandos de todo tipo.

En solitario, TowerFall ha sido un ejercicio de sadomasoquismo, una afrenta contra mi persona que no he podido vengar, una derrota humillante. Por lo que a mi inutilidad respecta, TowerFall > Dark Souls. No consigo hacer combos, soy demasiado lento para esquivar ataques o absorberlos y eso de caer por el suelo y aparecer por arriba, que también se aplica a izquierda y derecha; me ha dado más disgustos que ventaja estratégica. Lo mismo puedo decir de los ítems de apoyo: volar mola cuando no te mete en el ataque de un enemigo. En compañía, sin embargo, ha sido una experiencia de risas y codazos cómplices, de burlarme de lo malo que era mi compañero (conseguí jugarlo usando la PS Vita como improvisado mando de 169 euros, menos de lo que me costaría comprar 3 mandos más de PS4, irónico). Por mi cuenta, no fui capaz de superar ni el segundo nivel del segundo mundo, pero en compañía lo hice como si nada. Aunque también debo decir que al modo campaña es a lo que menos jugué acompañado: el modo competitivo de TowerFall es un portal en el tiempo que lleva a las tardes de instituto, merienda, Mario Kart, Super Smash Bros. y supuestos colegas que saben que tienes una Nintendo 64.

Es un riesgo esto de tener solo modo local y la verdad es que no sienta demasiado bien al principio; pero habiéndolo jugado con alguien más, rompo una lanza por esta dicotomía tan nazi, en favor del «yo solo, mal; con un amigo, bien». Lo que en principio parecía un patada en los cojones, se ha convertido en una orgía que quisiera poder explotar mejor pero que las limitaciones de mi bolsillo no me permiten. Lo que tengo claro es que TowerFall Ascension es a lo que jugaría un viernes por la noche mientras bebo con mis amigos antes de salir de casa. Borracho a ser posible. Y una Steambox. Eso sí, no lo jugaría solo ni loco.

1 opinión en “«TowerFall Ascension» – Solo no puedes, con amigos sí”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.