«Desde Rusia con amor» – Shooter de la vieja, vieja escuela

007_From_Russia_With_Love

Desde Rusia con amor
2005

PlayStation 2 (versión comentada), Xbox, GameCube
EA

(Artículo publicado anteriormente el 31 de marzo de 2011 en el blog de Mondo Píxel.)

Tras el extraordinario éxito de Dr. No en 1962, los productores Saltzman y Broccoli planificaron la secuela como un ambicioso aunque meticulosamente calculado órdago a grande: se trataba no solo de capitalizar el éxito de un personaje que entre novelas, cuentos y película iba camino de convertirse en mito moderno, sino también de establecer como quien no quiere la cosa los mimbres de una serie tan duradera y rentable como fuese posible. La película Desde Rusia con amor nace así con espíritu de franquicia, presentando por primera vez, pero de manera completamente consciente, muchos de los elementos seminales de lo que luego han sido el personaje y su entorno. Es aquí donde hacen su primera aparición la secuencia de acción inicial, el malvado Blofeld, los cacharricos y, lo más importante, el anuncio en los créditos de que James Bond volverá. Que ya lo creo que volvió.

La decisión de EA de lanzar un videojuego que adaptase Desde Rusia con amor más de cuarenta años después de su estreno pareció en su momento una decisión extraña, pero solo a medias. Los juegos Bond no estaban pasando por su momento más popular, y entre los aficionados crecía la sensación de que la serie había perdido aquello que en sus inicios la hizo especial. Desde Rusia con amor, el juego, se planteó con el mismo espíritu que Desde Rusia con amor, la película: con la intención de sacar un compendio de todo aquello que mola del personaje, removido si hace falta pero sin perder nunca las formas. Se recupera la voz de Connery, las armas originales, los rasgos de protagonistas, la moda de la época y el pecho lobo. Se aprovecha también la trama de la película, pero no duelen prendas a la hora de incorporar los jetpacks de Operación trueno, el Aston Martin de Goldfinger o una colección de skins de villanos clásicos para el multijugador. ¿Por qué no, si el objetivo no es tanto capturar una película como el espíritu con que esta se produjo? Desde Rusia con amor es el espejo en el que deberían mirarse los cientos de licencias que se lanzan a la buena de Dios cada año: un producto trabajado con mimo que proporciona una experiencia corregida y aumentada de algo que ya te había gustado en primer lugar. Independientemente de cuándo te hubiese gustado en primer lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *