«Drill Dozer» – Agujereando la Game Boy Advance

drill-dozer-usa

Drill Dozer
GBA
Game Freak
2005

Al videojuego le ha gustado siempre eso de excavar. De autofabricar nuestros propios túneles laberínticos a lo Mr Do o Dig Dug. Pero sobre todo le gusta destruir. Portar un instrumento bestia de destrucción a corta distancia, un cuerpo a cuerpo inmisericorde. Una barrenadora parece algo muy convincente, sobre todo cuando la esgrime un Big Daddy, y más aún cuando en la segunda parte de Bioshock pasa a formar parte de nuestro arsenal particular.

En manos de la dulce protagonista de Drill Dozer, la barrenadora adquiere un significado jugable bastante más refinado e inteligente (y deliciosamente retro) en torno al cual se construye toda la esencia del cartucho. Inmersos en una trama de ladrones y sofisticados cachivaches, nuestra protagonista podrá ir añadiendo progresivamente «marchas» a su contundente arma, aumentando las prestaciones del giro hasta convertir la triste rotación inicial en un maquiavélico desfile destructor sin fin. Como si de un vehículo se tratara, el uso de los botones L y R adquiere una nueva dimensión al ser la clave para poder introducir las mencionadas marchas, a través de una animación a pantalla completa con una conveniente transparencia. El uso adecuado de la barrenadora y su dirección-velocidad de rotación debe complementarse con el propio manejo del personaje principal dando su sentido a la acción.

Pero no todo es destrucción, ni mucho menos, porque la coordinación entre ambos mundos, el ítem y el personaje, nos permitirá ejecutar todo tipo de acciones: enroscarnos en túneles cual tornillo para poder avanzar, ejecutar cambios de dirección en el aire interactuando con bloques, activar interruptores o desatornillar, literalmente, a los enemigos. Tanto amaremos nuestra barrenadora que se hará presente a cada instante con el hermoso vibrador que alberga el cartucho, una excentricidad que sólo podremos experimentar si tenemos la suerte de hacernos con un original (tarjetas flash, abstenerse).

Drill Dozer es una de esas joyas desconocidas de Gameboy Advance que tanto luce descubrir, porque es una consola plagada de clásicos ocultos que huyen del mero port de SNES pero que a la vez conservan todo su sabor añejo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.