«Capitán América: Supersoldado» – Sucker Punch

CA_PS3_CVR SHTx

Capitán América: supersoldado
PS3 (versión comentada), Xbox 360
Next Level Games
2011

En la portada del tebeo donde hacía su primera aparición, el Capitán América asalta el bunker en el que Hitler planifica la invasión de Estados Unidos para atizarle un soplamocos de esos que aún te escuecen cuando tienes noventa años. Que bueno, pues lo normal, ¿no? A estas alturas hemos visto a Hitler morir tantas veces y de formas tan grotescas en cine, literatura y videojuegos que es como si el que más y el que menos todo el mundo le hubiera partido un par de veces su fea cara de führer. Pero en 1940, cuando se publicó, aún quedaba un buen trecho para el ataque a Pearl Harbor y Estados Unidos era una nación neutral en la que políticos, empresarios y gran parte de la población rasa mostraba en público simpatía por la causa nazi sin que nadie levantara una ceja. Vale que el tebeo vendió lo que no estaba escrito.  Pero hay que recordar también que a Simon y a Kirby, factotums del Capitán, les tuvo que poner protección el mismísimo alcalde de Nueva York Fiorello La Guardia cuando las amenazas y los paquetes que hacen tic-tac empezaban a hacer isla.

El Capitán América no era un héroe especialmente original. Robaba de otros personajes de la época y se subía sin la menor vergüenza al carro de moda (los superhéroes) aunque probablemente no fueran el mejor vehículo para las historias que iba a protagonizar. Pero me gusta pensar que si cuajó fue porque fue concebido por un par de críos con talento que le echaron valor cuando los nazis no eran todavía una referencia cultural bufa, y eso de alguna manera está en el tebeo. Un alegato político en veintipico páginas. Un sermón pop y rabioso  con puñetazos a presidentes de potencias extranjeras y colores de puntitos.

Las películas y juegos del Capi no han tratado demasiado bien al personaje, menos porque sean malos productos que por haberlo entendido regular. Mientras que los tebeos se han buscado las vueltas para tratar el Watergate, Vietnam, el reganismo o el 11-S de forma más o menos lateral, las adaptaciones a otros medios han sido tan divertidas como inofensivas. Pasó en el Capitán América: el primer vengador, muy entretenida pero que no iba de nada. Luego con El soldado de invierno, que utilizaba la nube y el espionaje como catalizador de la acción cuando tenía que haber sido al revés. Y pasa en Supersoldado, un juego donde el Capitán América se mueve como se tiene que mover, con un sistema de combate de lo más competente y un desfile nutrido de villanos clásicos de la serie que sin embargo deja un regusto a hueco que estropea del todo la experiencia. No porque el juego tuviera que tener necesariamente un trasfondo político (aunque sería de agradecer. Spider-Man no trata sobre arañas, pero Capitán América sí habla de América) sino porque nunca llega a hacer aquello que ves que se muere de ganas de proponerte.

Mapas y movimientos apuntan a unas opciones de sigilo que no llegan a concretarse, los escenarios están infestados de coleccionables que nunca desbloquean nada pero que parecen pensados para liberar nuevos uniformes, personajes, niveles de dificultad. Cráneo Rojo y los Durmientes se pasan pero poco más que para saludar, y lo que dejan a su paso es un juego no a medio cocer, sino insignificante. No un producto coyuntural más o menos apañado, sino un juego cobarde que no se ha atrevido a ir a por donde le pedía el cuerpo.

Cincuenta años después de la creación del personaje, Supersoldado homenajea sus rasgos menos interesantes. El escudo, los villanos de opereta, el uniforme con la bandera. Sus méritos, que los tiene, cuelgan en el vacío a falta de una dirección en la que empujar. Al final puede que esté el puñetazo, y eso es estupendo, claro que sí. Pero a la hora de la verdad no encuentra una cara que golpear al otro lado.

EDIT: Gracias a nuestros comentaristas confirmamos que sí se pueden desbloquear uniformes clásicos del Capi. Lo de que Herasmus es un manazas incapaz de desbloquear coleccionables chulos no hace falta confirmarlo porque lo hemos sabido de siempre. Tenédselo en cuenta lo justo.

5 opiniones en “«Capitán América: Supersoldado» – Sucker Punch”

  1. Solo un apunte: sí se desbloquean trajes: a bote pronto recuerdo el vintage de The Ultimates y el de toda la vida.

    Por lo demás, teniendo en cuenta el ridículo tiempo de desarrollo con el que cuentan estas producciones asociadas a un estreno, me parece que salió un tie-in dignísimo.

  2. No me lo puedo creer, mira que me dediqué a recoger mierda por cada callejón y después de acumular huevos, vírgenes y guantes de cetrería no fui capaz de desbloquear nada.

    Pues eso, que sí se desbloquean uniformes.

    En todo caso me mantengo en mis trece: es un juego acobardado. Se nota en el diseño de niveles, que es de un juego de infiltración. Se nota en Cráneo y en el Durmiente, que son un desperdicio total. Los juegos de licencias se hacen a matacaballo y hay que valorarlos sabiendo sus condiciones. Pero este tiene pinta de que le han dado un par de volantazos en el desarrollo y lo han dejado sin dirección. A mí me ha puesto de muy mala leche.

    Pero, eh, Narbiz, que ya sabes que esta es tu casa por si quieres dar réplica

  3. Iba un poco a rebufo del Batman Arkham Asylum, y se le nota un poco. Quizás llevaba otra dirección y el éxito de Bats hicieron replantearse cosas.

    No es ninguna maravilla, pero a poco que te guste el personaje este juego lo disfrutas. Lo alquilé y en tres días saqué el platino. No por fácil (que también), si no por vicio.

    Sí que es cierto que te deja un regusto a «podía ser mejor» (esas fases de acrobacias tan separadas del resto, lo que molaría que el plataformeo estuviera perfectamente integrado), pero para todo fan, cumple.

    Ah, y sí, sí, un par de trajes se pueden desbloquear. Pero se echan en falta más cosicas, algo más de «chicha».

  4. Yo de verdad que quería creer, pero no ha habido forma. Y no porque me haya parecido barato, sino porque lo he visto desnortadísimo.

    Claro que vosotros lo habéis jugado con traje clásico. Así se le puede perdonar todo

  5. Pues aquí un servidor se lo pasó bien las poco más de 5 o 6 horas que me tuvo delante de la TV (Monitor en mi caso) Se nota que es un juego a medio hacer o a medio cocer. Que salió como salió, por lo que fuera. Pero unos meses o un año más de desarrollo, habría sido un juego muy competente.

    El combate está bastante bien, a mi parecer, aunque se le nota poco depurado en algunos aspectos.

    Lo dicho, un juego divertido y entretenido. Quizás si hubiera durado más horas, lo haría aburrido. Pero el poco tiempo que dura, BIEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.