«VVVVVV» – Buenas inversiones

VVVVVV

VVVVVV
PC, Mac (versión comentada), 3DS
Terry Cavanagh
2010

Jugué VVVVVV en su día y, cómo no, me entusiasmó, quizás por razones que quizás hoy no tienen importancia (su atmósfera de 8 bits, no tan manida como en la actualidad; su condición de mascarón de proa de una revolución independiente que entonces estaba en plena eclosión…). Retomado ahora, convertido Cavanagh en un nombre imprescindible para entender la escena independiente, todos aquellos motivos brillan con igual fuerza, pero el paso del tiempo hace que una cuestión indiscutiblemente gloriosa del juego destaque aún más.

El tema vector de VVVVVV es el diseño de niveles. Es decir, no es solo que el extraordinario diseño de niveles que exhibe el juego con una insolencia desvergonzada sea su virtud principal, sino que el juego también funciona como planteamiento teórico acerca de cómo se diseña un nivel. O más bien, cómo se exprime una idea (un laberinto de pasillos, techos y trampas que hay que sortear, de pantalla en pantalla, haciendo uso de las posibilidades antigravitatorias del protagonista; es decir, con solo las teclas de cursor para moverse y un botón de acción para invertir la gravedad) hasta extremos insospechados, a golpe de nivel planteado y ejecutado de forma extraordinaria. Un diseño que, cuando parece que no va a dar más de sí (al fin y al cabo, ¿cuánto podemos estirar la idea de un laberinto 2D en el que el personaje puede moverse por el suelo o por el techo, a elección?), encuentra la forma de dar otro paso. Sumando compañeros que repiten tus pasos pero que no pueden antigravitar. Convirtiendo pasillos estrechos en cámaras de la muerte. Con plataformas móviles. Con saltos de fe. Con exploración pura. Es decir, no solo es una lección de cómo se hace bien, sino de cómo se ejecuta a fondo.

Por supuesto, el juego tiene más (esos diálogos abiertamente camp que hacen que el jugador empatice con ridículos monigotes sin la menor expresividad, una banda sonora que es gloria chiptunera en su máxima expresión…), pero como realmente funciona VVVVVV es como libro de texto: elementos mínimos, casi minimales, resultado perfecto. Un ejemplo del que unos cuantos one-touch wonders para móvil harían bien en tomar nota.

1 opinión en “«VVVVVV» – Buenas inversiones”

  1. El juego es fantástico. Lo tengo en mi 3DS y disfruté mucho ese par de horas largas de muertes indiscriminadas. The final room es demencial, qué a gusto me quedé al pasarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.