«Tiny Toon Adventures: Buster’s Hidden Treasure» – Explotación bien entendida

tinytoons

Tiny Toon Adventures: Buster’s Hidden Treasure
Mega Drive
Konami
1993

Me paso la tarde retrozando con el magnífico Tiny Toon Adventures – Buster´s Hidden Treasure de Mega Drive, y no puedo evitar recordar algo que pensé cuando en 1993 lo caté por vez primera: quienes disfrutamos jugando con videojuegos, disfrutamos viviendo paramnesias. Se sustituye al héroe, pero varían poco los versos que cantan su gesta.

Y automáticamente me digo a mí mismo que eso no es malo; nos alegramos cuando los desarrolladores nos sorprenden creando dinámicas de juego originales y novedosas, pero olvidamos que en el pasado nos cambiaban los sprites y volvíamos a jugar una y otra vez a prácticamente el mismo juego. Buster´s Hidden Treasure parece un Sonic y se juega como un Sonic. Y qué. Si hubiéramos tenido que recoger anillos en lugar de zanahorias y en vez de manejar a un conejo simpaticón hubiéramos tenido que meternos en los zapatos de un veloz erizo azul, Buster´s Hidden Treasure seguiría siendo un título macanudo y divertidísimo.

Me viene a la memoria la polémica que suscitó Castlevania: Lords of Shadow, con el «¡este juego es basura porque no es un Castlevania que exclamaron repetidamente los detractores del programa. Ellos sí que se repiten más que el público de Hyper Sports. Esos vocingleros exaltados que iban para crítico y se quedaron en forero deberían esforzarse en entender que la mecánica o la capacidad de diversión de Lords of Shadow será la que sea, independientemente de que durante la partida podamos escuchar la enésima remezcla de Bloody Tears, al margen de que en el juego podamos controlar el destino de Gabriel, Simon o Jorge Javier Belmont. Pienso en el mapa lleno de atajos y salidas secretas de Buster´s Hidden Treasure, en su mecánica de juego puramente hop and bop. Todo taaan Super Mario World. Entonces recuerdo esa otra crítica infundamentada, esa que reza que los juegos de Mario son siempre iguales, y en ese momento me pregunto: ¿qué ocurriría si cambiáramos a su protagonista por otro totalmente diferente, y lo colocáramos en un entorno radicalmente distinto? Quizá, que el juego así alterado sería alabado tanto por crítica como por público. Nunca deberíamos olvidar que los videojuegos solo son un puñado de líneas de código con careta.

2 opiniones en “«Tiny Toon Adventures: Buster’s Hidden Treasure» – Explotación bien entendida”

  1. Es cierto que era un conglomerado de ideas de Super Mario World y Sonic the Hedgehog, pero lo cierto es que en la máquina de Sega se echaba en falta la explotación de ese ingrediente secreto que era la exploración de los niveles, y por eso fue un jarro de agua fresca en nuestra querida máquina. Si le soy sincero, aún canturreo en la ducha sus melodías. También ese aspecto estaba cuidado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.