«WarioWare, Inc.» – Parpadea y te lo pierdes

WarioWare Inc.

WarioWare, Inc.
2003
Game Boy Advance (versión comentada), Game Cube
R&D1

(Artículo publicado anteriormente el 18 de mayo de 2011 en el blog de Mondo Píxel.)

No tengo muy claro si cuando desarrollaron WarioWare, Inc., en R&D1 intentaron acercarse o alejarse del modo en como habitualmente se hacen las cosas en Nintendo. Si atendemos a la versión de los hechos dada por el propio estudio, en R&D1 siempre cuentan que ellos únicamente intentaron «crear el juego que Nintendo nunca crearía». Lo cierto es que si eso era lo que esperaban conseguir, obtuvieron justo lo contrario a lo que buscaban. Afortunadamente.

Porque en realidad, WarioWare, Inc. viaja a los orígenes pretéritos de la compañía, capturando la sencillez de la esencia Game & Watch y creando un imaginativo universo en el que impera el todo vale; en un voluntarioso ejercicio de confianza en una estética y una dinámica que parecía extinguida, el estudio R&D1 recuperó la mecánica clásica pura de la inmediatez, de la celeridad, del iniciar partida y jugar desde ya. Porque aunque en WarioWare, Inc. se empeñan en explicarnos en un primer momento la vida, milagros y motivaciones de los personajes implicados en la historia que el programa cuenta, hay un feliz momento -que además, llega enseguida- en el que se pega la patada a los recursos de guión y estamos, simplemente, jugando. Concretamente a «microjuegos», es decir, inverosímiles situaciones radicalmente distintas entre sí, que proponen un reto que debe ser superado en pocos segundos para de ese modo, poder pasar a disfrutar el siguiente «microjuego». Y así sucesivamente. Con la particularidad de que el programa explica (con una palabra, normalmente: «¡Salta!» «¡Cógela!») cómo debe ser superado cada «microjuego» inmediatamente antes de que dé inicio el mismo. Contar cómo se juega WarioWare, Inc. es tan sencillo como disfrutarlo hasta el infinito y más allá.

Acostumbrados como estamos a desarrollos faraónicos y a que nos intenten colar historias grandes como la vida, Wario Ware, Inc. casi olvida la narración y prácticamente deja de lado todo atisbo de argumento. Con Wario Ware, Inc. llega el gamberrismo, la chifladura, el cachondeo y la diversión directa: en un único minuto jugando a Wario Ware, Inc. freiremos un huevo, nos hurgaremos la nariz, aplastaremos un goomba y nos sorberemos los mocos. La inverosimilitud argumental reinante, complementada con un esquematismo gráfico rompedor, impactante, vivaracho y pizpireto dejará patente lo importante que es para un videojuego alejarse lo más posible de cualquier intento de mimetizar la realidad. Wario Ware Inc., en definitiva, enseña que en materia de videojuegos, es mejor y más divertido no tomarse nada en serio y no profundizar en absolutamente nada. Wario Ware Inc. es más una revisión de la normativa que tabula rasa, más punto y seguido que borrón y cuenta nueva. Pero precisamente por todo lo mencionado, es un juego que mejora la especie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.