«Marvel Ultimate Alliance» – Guerra Secreta

MarvelUltimateAlliance_360BoxArt

Marvel Ultimate Alliance
Raven Software
PS2, PS3, XBox 360 (versiones comentadas), Xbox
2006

Entre las figuras que levantaron la Marvel de los ochenta, la mejor de su historia, se menciona casi siempre a Frank Miller, John Byrne y Chris Claremont, a menudo a Walt Simonson y pocas veces a Roger Stern. El que no aparece casi nunca en homenajes y parabienes es el editor Jim Shooter, y debería, aunque solo fuera porque contrató a todos los anteriores. Shooter encauzó con mano de hierro la energía creativa desbocada de la década anterior, limpió de polvo y paja las cabeceras clásicas hasta hacerlas de nuevo atractivas y dio rumbo a series que nunca habían brillado pese a su larga trayectoria. Todo a costa de intrigar y malmeter, explotar a sus empleados y sacar del negocio a los artistas más díscolos. Como al final del camino había buenos tebeos de Spider-Man, su etapa fue larga para lo bueno y lo malo.

Pero además de a sanear el negocio de los cómics, Shooter estaba decidido a meter la nariz en lo que hoy llamamos transmedia. Empeñado en extender los tentáculos de la editorial, se arrimó al cine, la televisión e incluso a la música disco, a ser posible todo revuelto en proyectos megalómanos que casi nunca llegaron a cuajar. De estos tejemanejes surgió la doble alianza con las jugueteras Hasbro para crear la serie GIJoe y Mattel en el proyecto Secret Wars, una colección de tebeos que impactaría simultáneamente en todos los títulos de la casa y que vendría acompañada de una línea de juguetes ad-hoc. Secret Wars, el cómic, consistió en doce números insufribles de superhéroes batiéndose el cobre a lo loco contra supervillanos en un planetoide perdido de la mano de Dios, pero aquel sinsentido afectó a cada personaje de la casa (trajes nuevos, alineaciones imposibles, cambios de bando…) y cada episodio se vendió en cantidades insensatas. Porque por primera vez salían todos los buenos. Porque por primera vez se pegaban contra todos los malos. Porque, aunque apestara desde lejos, eso había que verlo.

Si fuiste niño en los ochenta es fácil que leyeras tebeos. Si leíste tebeos es muy probable que alguna vez comprases Secret Wars. Y si leíste Secret Wars es seguro que alguna vez habrás fantaseado con la posibilidad de que hubiera sido un poco buena. De ese espíritu nace Marvel Ultimate Alliance, un RPG cuya virtud principal está en la correcta caracterización de la inabarcable colección de superhéroes disponibles. No es solo mérito de unos modelados apropiados, cada personaje cuenta con una batería de poderes estudiada y con su propia colección de skins, siempre rescatadas de tebeos añejos y no de los desvaríos de grafistas voluntariosos. La agrupación de personajes nunca es inocente, y escoger según qué miembros para tu equipo puede aportar valores extra a los distintos medidores. MUA premia el conocimiento de su universo, y si no te ha servido para otra cosa en la vida, aquí al menos se te reconoce la capacidad para distinguir entre todas las personalidades de Hank Pym.

Con su arrogancia habitual, Shooter describió los tebeos de Secret Wars como la serie en la que enseñaría a los niños cómo jugar con sus nuevos juguetes. Quizás le salió mal porque imaginaba a sus clientes como bebés espásticos que solo sabían chocar sus muñecos hasta que alguno reventara, pero veinte años después MUA probó a repetir la fórmula añadiendo a la mezcla un poco de respeto para con su público. El resultado fue un juego donde por primera vez salían todos los buenos, todos los malos y que de nuevo debía ser visto para ser creído, solo que esta vez intentaba que quisieras ver su final por algo más que por militancia.

 

2 opiniones en “«Marvel Ultimate Alliance» – Guerra Secreta”

  1. Buen juego, sí señor, aunque no esté de acuerdo en la valoración de Secret Wars. A mí me encantó esa serie cuando era niño, y me sigue gustando aún hoy. De hecho, soy capaz de apreciar virtudes que en su momento me pasaron desapercibidas.

    El juego, sí, nos da fanservice del bueno, pero además tiene una historia decente y un sistema de juego bastante bien llevado. Enganchaba el jodío. Corríjame si me equivoco, pero creo que la segunda parte no estuvo a la altura, a pesar de basarse en una saga con tanto potencial como Civil War.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.