«Halo: Nightfall» – ¿Un digno heredero de Galactica?

halonightfall

Microsoft nos ha dejado ver ya el primer capítulo de Halo: Nightfall, la miniserie producida por Ridley Scott (bueno, por David W. Zucker, pero ya que pagan para tener un productor ejecutivo de renombre, aprovechemos) que sirve de puente entre Halo 4 y Halo 5. El resultado es bastante agradable, a años luz de Forward Unto Dawn -que molaba lo suyo, pero su estructura de película hecha cachitos para una webserie y sus personajes planos como folios destilaban más músculo de marketing que amor por la franquicia-, y con una entidad propia sorprendente: Jameson Locke y su muchachada de la ONI resultan bastante creíbles como peones de una guerra intergaláctica. Y la trama busca ir un poco más allá de las excusas para hablar del Jefe -ojo, que no se libran, pero está justificado- y ahondar en un universo tan rico como mal explorado.

Esto es Sólo el Principioel primer capítulo, se las apaña para contar qué está pasando en las colonias humanas más lejanas tras la incómoda tregua Covenant-Humanos. Los más fanáticos del Covenant no se resignan y se dedican a hacer la puñeta a los humanos, excusa para que Locke y compañía desvelen algo gordo, que servirá como repaso a los eventos de la primera trilogía -estupendamente resumida en una cómoda intro-, y para señalar que en este cosmos hay más de lo que nos revelaron un puñado de pegatiros. La mezcla entre acción y trama está llevada a la perfección y, en general, tanto la atmósfera como el ritmo me recuerdan un poco a ese excelente reboot de Galactica de hace unos años.

Tampoco es tan raro: el director es Sergio Mimica-Gezzan, un veterano televisivo que ya se encargó de seis episodios de Galactica, entre otro puñado de series como Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor, Héroes, Prison BreakTiene oficio, y se le nota. También hay que agradecer la presencia de Mike Colter como Jameson Locke, un tipo solvente capaz de canalizar a su Idris Elba interior a la hora de enfrentarse a un Elite armado con una espada de energía con sólo una pistola y sin armadura Spartan ni leches. Porque ésa es otra: el diseño de producción es puro Halo, y aunque ciertos efectos no puedan competir con el cine o los presupuestos de la HBO, ver una nave Covenant o un Elite provoca un cierto escalofrío de placer.

Nightfall forma parte del paquete promocional de Halo: The Master Chief Collection, el pack recopilatorio de la serie original «mejorada» para Xbox One que sale este 11 de noviembre. Y, de momento, nos parece mejor bonus que los DLC de chichinabo que suelen acompañar a los grandes lanzamientos navideños. Tiene calidad suficiente para mirar a la cara a la mitad de series de ci-fi estrenadas esta temporada. Y, aunque sea una miniserie con un fin muy concreto -contar el origen de uno de los personajes de Guardians-, es un buen aperitivo para esa rumoreada serie abierta que prepara Xbox. Éste es el camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.