«Tengami» – Vacaciones espirituales

tengami

Tengami
Nyamyam
iOS, Wii U (versión comentada)
2014

La contemplación de la naturaleza es uno de los pocos placeres naturales a los que los humanos industriales aspiramos en nuestros días libres. Hasta la mayor Carrie Bradshaw de la ciudad siente la necesidad imperiosa de aislarse, evadirse y reconectar con su yo interior en entornos naturales, con sonidos relajantes y, a poder ser, animales de granja. La ópera prima de los ex de Rare, Tengami, es una experiencia sensorial que entra por los ojos, baja al estómago y se extiende por los oídos y el córtex cerebral durante un par de horas de máxima paz. Muy breve, sí, pero también intenso y espiritual.

Este relato tan sencillo se divide en tres versos, una de las métricas características de los haiku. Nuestro samurái inicia un viaje en busca de flores de cerezo para devolverle la vida a un árbol triste y seco que simboliza las miles de posibles agonías del hombre. Tengami nos invita a leer su precioso libro tridimensional lleno de figuras pop-up con la inocencia de un niño, pero incluye un punto ambiguo y metafórico más adulto que remueve conciencias. Los sueños se deterioran y apagan y los lobos amenazan nuestro camino, pero no importa la edad ni la estación del año: hay que buscar aquello que necesitamos para volver a poner en marcha los engranajes que le dan color al árbol. Sé feliz, come turrón, baila en pelotas.

Los puzles son, como la naturaleza en sí misma, una fuente de reflexión y de conocimiento. Más centrados en los pequeños detalles y pistas que nos rodean que en su dificultad, las pruebas son escasas y sencillas, y actúan como esa piedra en el camino. La cadencia lenta y lineal del juego ha sido absolutamente buscada por el equipo de Nyamyam como parte del viaje: a veces la vida es un rollo rutinario hasta que te guardan un décimo de lotería premiado. ¿La diferencia entre la versión para dispositivos móviles y la de Wii U? Los sellos para Miiverse y el fantástico Off-TV. Y ya está.

Si la duración no te invita a comprarlo en la eShop, la música de David Wise (Battletoads, Wizards & Warriors, Donkey Kong Country) debería. Sus melodías se fusionan de fábula con los paisajes nipones que cambian de estación con la manipulación de las figuras desplegables. Coquetea con los sonidos del koto japonés e incluye melodías e instrumentos más occidentales. La sensación de calma y la serenidad del medio ambiente reside en la mezcla del trabajo de Wise con la dimensión poética y estética de Phil Tossell y Ryo Agarie, y aunque la experiencia es notable como iconografía literaria, es cierto que habríamos agradecido un haiku de siete versos que ampliara el aperitivo. Ningún gatito será herido en el par de horas que te durará Tengami, pero el tedio urbano golpeará después con una fuerza similar a la del síndrome postvacacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.