«Tetris Ultimate» — The bucket list

Tetris Ultimate
2014
Xbox One, PS4, PS Vita, PC, Nintendo 3DS (versión comentada)
Ubisoft

Hay que ser un cretino de primera para hablar de la ‘fórmula Tetris’. Allá voy: la fórmula Tetris es suficientemente flexible como para permitir que cualquiera haga el suyo y pueda aprovechar la oportunidad para llenar la cáscara vacía de los tetriminos con algunos de sus dejes característicos. Algunos de los últimos: el de Nintendo era una fantasía de referencias a NES que estaba menos preocupado por ser un Tetris definitivo (ese, parecen pensar, ya existe y lo tenemos en otra consola nuestra; el de NES es central incluso en una película) como por ser el más jugable, el más accesible: el giro infinito acercaba el juego a todo el mundo, liberando a Tetris de la presión de la gravedad como se liberaba a Mario de la presión de la muerte al añadir a Yoshi, que nos hacía invencibles a efectos prácticos gracias a su dedicación esclava, que le llevaba a contemplar el suicidio como una opción válida con tal de que Super Mario alcanzara una plataforma. El de EA usaba las mecánicas características del puzzle pero sobre todo la marca para crear un spin-off táctil que llamara la atención de los jugadores casuales de móviles, a los que debería atraer más el logo conocido de Tetris que los mil clones que salen en las tiendas de Apple y Google a diario, de manera parecida a lo que intenta Plants versus Zombies: Garden Warfare, el shooter que quiere atraer al niño que hay dentro del niño rata.

Si alguna vez he terminado al 100% un juego de Ubisoft, fue hace suficiente tiempo como para que ya no me acuerde. Como ocurre con la plantilla a partir de la cual desarrollan sus aventuras de mundo abierto, Tetris Ultimate, la revisión del clásico de Pajitnov que ha lanzado Ubisoft, es una experiencia organizada alrededor del progreso del usuario a través de una lista de tareas. (Utilizo usuario en lugar de jugador muy a propósito.) En mi primera partida terminé el modo estándar (objetivo: superar 15 niveles) y completé, sin proponérmelo, unos cuantos desafíos de los que el juego tiene preparados para guiar el progreso. 12% completado, me avisa. 15% completado. 20% completado. Le falta un minimapa sobre el que disponer sus misiones secundarias y sus coleccionables (vence a tu rival en el modo Batalla; recolecta tantos tetris) para ser más Ubisoft. Es una forma relativamente directa de neutralizar un juego infinito y ponerle unos límites claros: en cuanto ganes a alguien más jugando una Batalla por internet, habrás terminado el 100% de Tetris Ultimate. Archívalo y compra el siguiente.

No es la primera vez que me choco con la palabra ‘ultimate’: el riesgo de uso demasiado entusiasta de la palabra es elevado, especialmente en un caso tan claro como el de Tetris, que tocó el techo de lo definitivo con sus primeras versiones. El de Ubisoft sí es hábil a la hora de recoger una serie de modos de juego que sirven de guiño al jugador experto (los modos Maestro e Invisible quizá sean los más destacados), sí permite, a pesar de que sus normas por defecto están bien escogidas, modificar una serie de parámetros para que la partida sea más parecida a nuestro Tetris favorito (cambiando la manera de fijarse de las piezas, por ejemplo, o la fórmula que determina qué piezas van a aparecer a continuación), y sabe cumplir a pesar de las ausencias: hubiera preferido un poco más de interés en formar parte de una tradición, en querer ser una pieza más de la historia de Tetris. Igual lo de querer ser demasiado independiente y presumir de ‘ultimate’ le va un poco grande, pero con Tetris es difícil fallar.

https://www.youtube.com/watch?v=To9R46mRLFY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.