«Trine 3: Artifacts of Power» – Otro punto de vista para llegar a las mismas conclusiones

trine3

Trine 3: Artifacts of Power
Frozenbyte
PC (2015) – Acceso anticipado

Está algo feo comentar un juego antes de que se haya lanzado, pero Trine 3 me ha intrigado porque Frozenbyte ha dado el salto de las 2D a las 3D. En el fondo, se pueden considerar 2.5D, o como lo denominamos en la jerga: usar escenarios con profundidad para moverse casi siempre en un eje horizontal. Es un recurso muy adecuado, eso sí, porque incide en la mejor virtud de estos juegos: que son bonitos de cagarse.

Lo que no está bonito es la estrategia por la que han optado en Frozenbyte para publicarlo. Este juego tiene dos predecesores con buenas ventas y que han dado ingresos, ¿por qué lanzarlo en Acceso Anticipado? Es algo cuestionable y que pondrá en guardia a mucha gente, pero tras dos horas y pico con el juego yo estoy bastante tranquilo. Resulta que además de bonito, gestiona muy bien el control y los entornos, pudiendo pasar de columpiarte hacia el fondo en 3D a resolver puzlecillos en 2D con una naturalidad impropia de un juego que antes era un pasillo con plataformas y precipicios al vacío.

Y hablo de puzlecillos porque es lo que siempre me ha gustado de esta saga: nunca se complica y es un viaje tranquilo de saltos, activaciones de botones por presión y combates breves, los cuales cambian ligeramente dependiendo de si decides resolverlos con la ladrona, el mago o el guerrero. Trine 3 no se ha tomado ninguna licencia de momento en este asunto y ha adaptado las mismas mecánicas al mundo 3D.

Esto tiene mérito porque solo he encontrado algún fallo con las cajas que engendra el mago y con el apuntado automático de la ladrona, pero oye, es un juego a medias aún. Lo que no sé es si esta falta de variedad en las dos primeras fases seguirá durante el resto del juego. Tras dos entregas demasiado parecidas entre sí, lo mismo repetir ideas en una tercera termina por oler.

Aún así, me mantengo positivo porque, en el fondo, me he jugado el resto de los Trine como me he jugado otros muchos juegos facilotes y bonitos: como un sustituto de la televisión que me pongo cuando estoy desfallecido a las diez de la noche y tengo el cerebro frito. Y sí, aunque estos juegos ganan mucho en cooperativo, qué le vamos a hacer.

Esto lo mismo cambia de cara a su lanzamiento, que imagino será en 2015; pero en ningún momento digo esto del juego-televisión como algo malo, todo lo contrario: también juego así a Pokémon y es una de mis franquicias favoritas. Lo que quiero decir es que Trine 3 sigue la estela de sus antecesores y eso a mi me vale. Es más bonito y mete un componente en tres dimensiones que le sienta de maravilla y que encaja con tanta naturalidad que parece que siempre ha estado ahí. Si buscas puzles difíciles y encender tu cerebro, mejor The Swapper, claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *