«Thomas Was Alone» – Crítica

Thomas Was Alone

Thomas Was Alone
Mike Bithell, 2012
PC, Mac

Thomas estaba solo, al igual que Mike Bithell, su autor, cuando decidió escribir su propio videojuego en tan solo 24 horas mientras trabajaba como diseñador en Blitz Games. Poco después, Mike se unió a la plataforma de juegos sociales Bossa Studios, pero aun así continuaba puliendo su proyecto individual cada noche, al llegar a casa. De hecho, se puede trazar un paralelismo entre el contexto en que se concibió Thomas Was Alone y el propio Thomas Was Alone, pero mejor vayamos por partes.

Continuar leyendo ««Thomas Was Alone» – Crítica»

«LittleBigPlanet PS Vita» – Crítica

LittleBigPlanet PSVita

LittleBigPlanet PS Vita
Double ElevenTarsier Studios, XDev Sony Europa, 2012
PlayStation Vita

El idilio entre Media Molecule y Sony, que arrancó en 2008 con la fantástica primera entrega de LittleBigPlanet, y se legalizó formalmente en el 2010 con la compra del estudio inglés por parte del mastodonte japonés, ha dado inevitables frutos en todas las plataformas de la marca, y lo ha hecho bien, ampliando las posibilidades y atributos de una IP que puede sentirse plenamente orgullosa de figurar entre lo más destacado en materia triple A de la presente generación a nivel de originalidad y diseño. Desde luego, sus responsables han tomado muchas precauciones para procurar que tanto la secuela como la versión para PSP, por un lado, ampliara las posibilidades del primero, puliendo y mejorando lo existente, y por otro, adaptara la experiencia base del juego a las exigencias y limitaciones de una consola portátil. Dicho y hecho. Con LittleBigPlanet 2 supieron darle un buen meneo a la coctelera de las buenas ideas y perpetraron un editor de niveles que multiplicaba explosivamente las posibilidades de creación, llevando la experiencia más allá de los límites lineales y rectos del plataformeo de toda la vida. En el caso de  la versión portátil, y pese a que su desarrollo recayó sobre los hombros de un estudio filial, Cambridge Studio, se mantuvieron frescas las señas de identidad de la marca en un título bastante competente. En esta ocasión, la esperada y esperable versión para PlayStation Vita nos llega de las manos de la tríada formada por Double Eleven, Tarsier Studios, y el XDev de Sony Europa.

Continuar leyendo ««LittleBigPlanet PS Vita» – Crítica»

El amor de las máquinas

Hay ciertos títulos para los que parece no existir ni mesura ni contención, ya sea desde el punto de vista de la repercusión mediática y popular que conlleva la revelación de cualquier detalle nimio o contextual a propósito del lanzamiento de una nueva entrega –como explicaba, muy bien y con pasión, Herasmus días atrás– o aquellos otros cuya simple e inspirada naturaleza, sin necesidad de expansiones o de una dilatada consecución de entregas, han sido capaces de inspirar, motivar y entusiasmar hasta los límites de lo explosivo a una considerable mayoría de crítica y público. Tal es el caso del incontestable Portal.

Continuar leyendo «El amor de las máquinas»

«Botanicula» – Crítica

Botanicula
Amanita Design
PC, anunciado para iPad

En más de una ocasión he manifestado abiertamente mi amor por el estudio checo Amanita Design, los padres de Samorost y Machinarium entre otras aventuras menores —que no de peor calidad—, y es por ello que mi aproximación a Botanicula partía, no ya de una predisposición condicionada y poco imparcial, sino de una total y absoluta confianza en su nuevo videojuego. Y es que dentro del siempre agitado y refrescante panorama independiente europeo, los amanitos han conseguido erigirse como uno de los estudios más sólidos e interesantes gracias a ese estilo visual tan particular con que se expresan sus aventuras, y a una forma muy personal de barajar y aplicar el concepto mismo de aventura. Con Machinarium, su primer título de envergadura y el más popular hasta la fecha, efectuaron un viraje hacia formas de juego más tradicionales, mecánicas que remitían a los cánones clásicos de la aventura gráfica, con excelente resultado. En cambio, Botanicula recoge alegremente el testigo de Samorost I y II y recupera esa estupenda tendencia a la exploración y manipulación del entorno en la que el jugador adopta un papel a medio camino entre explorador y espectador, sin ser en ningún momento dueño total y absoluto del desarrollo de los eventos; una aventura, una sucesión de rompecabezas, cuya solución pasa por una interacción inocente y curiosa con el entorno más que por una dependencia total y absoluta de la lógica (o ilógica, en muchos casos dentro del género) deductiva.

Continuar leyendo ««Botanicula» – Crítica»

«McPixel», save the day – Crítica

McPixel
Sos Sosowski
PC 

El arranque de McPixel no podría ser más clarificador; con un rótulo impreso a base de pixelazos tamaño cabezas de gato nos advierte de los posibles daños cerebrales que puede ocasionar una exposición a sesiones de juego prolongadas. Y es que McPixel es una microaventura gráfica cuyo consumo responsable debe realizarse en pequeñas pildoritas, en parte por su explosiva capacidad para hacerte virutas el cerebro con un humor zafio y absurdo, y en parte por su propia estructura episódica minimalista. Dividido en capítulos, cada uno de ellos consta de una serie de fases que deben resolverse en menos de 20 segundos; si fallamos, saltamos inmediatamente a la siguiente sin tiempo de recuperar el aliento o pensar en posibles soluciones, precisamente porque pensar, eso que hacemos desde un prisma más o menos lógico, aquí no nos sirve de nada. La conexión entre una fase y otra, entre el compendio demente de situaciones que en ellas se dan cabida, no existe, es nula. El único nexo en común en todas ellas se concreta en la existencia de un elemento explosivo –no necesariamente una bomba o un cartucho de dinamita, también puede ser un señor o un pollo– que detonará transcurridos esos 20 segundos y que, claro está, tendremos que desactivar para salvar el día.

Continuar leyendo ««McPixel», save the day – Crítica»

«Mark of the Ninja» – Crítica

Mark of the Ninja
Klei Entertainment
Xbox Live Arcade (versión comentada), anunciado en Steam

Un puñado de buenas ideas apuntaladas aquí y allá de manera un tanto dispersa es lo que hasta hora nos había ofrecido el catálogo de los canadienses Klei Entertainment desde su fundación, allá en el año 2005. En esta ocasión —conservando el alma cartoon en dos dimensiones y esa especie de «planicie» típica de juego flash como sello personal— el estudio se ha despojado del atuendo paramilitar, el tequila y la comicidad ultraviolenta que destilaban las dos entregas de Shank, y ha depositado todo su arsenal a los pies de la elegancia felina, igualmente mortífera pero algo más sutil, de un experimentado ninja y sus sigilosas artes. Olvídense por tanto de cualquier atisbo hack ‘n slash, porque lo que han perpetrado los señores de Klei en esta ocasión es un juego de infiltración y sigilo puro y duro, sin mixtura ni ambigüedades. Y además, me temo que uno de los mejores que han pasado por plataforma alguna en mucho tiempo.

Continuar leyendo ««Mark of the Ninja» – Crítica»