«Project Zero II: Crimson Butterfly Wii Edition» – Crítica

Project Zero II: Crimson butterfly Wii Edition
Tecmo, 2012
Wii

Esta te la tienes que saber: un tipo conduce de noche por un puerto de montaña que parece diseñado por un epiléptico en pleno arrebato. Se apiada de una autoestopista cochambrosa a la que ve en el embarrado que pasa por arcén, y aunque la invita a subir es incapaz de sacarle dos palabras seguidas hasta que, según se acercan a una curva de cierre imposible, esta levanta un dedo huesudo y aúlla con voz semejante a mil uñas arañando una pizarra: «en esta curva me maté yo». A partir de aquí pueden pasar varias cosas, pero casi todas las versiones que he oído terminan con el conductor despeñándose ladera abajo.

También está la de llevar tijeras en la mano mientras dices tu nombre tres veces ante el espejo, o la del no-niño que llora en el bosque, y también la de la casa abandonada donde un tipo apostó que pasaría la noche y después no se le volvió a ver más. Seguro que ya las sabes y las habrás aprendido como las aprendimos todos: en una noche de campamento de verano, o de un primo mayor que te las contaría poniendo voz cavernosa, a lo mejor apuntándose a la cara con el haz de una linterna. Así se han transmitido siempre las historias de fantasmas, de tú a tú en grupos pequeños, contadas de noche a poder ser y con la idea de que luego sean repetidas mil veces cada vez que coincidan en el mismo espacio oscuridad, niños impresionables y un semi-adulto con mala baba.

Continuar leyendo ««Project Zero II: Crimson Butterfly Wii Edition» – Crítica»

Presentación de novedades de Nintendo en Madrid – Crónicas de un pueblo

Viviendo en la ciudad pero trabajando en un pueblo uno se hace consciente de las pequeñas diferencias. La manera de comer es diferente, el ritmo en el día a día es distinto, y, de alguna manera, en los pueblos hay un cierto respeto hacia los prohombres del lugar que luego heredan por lo menos un par de generaciones, aunque igualmente pasa que, si tu abuelo se tomó ciertas libertades con el ganado cuatro décadas atrás, tú ya no te llamarás Pedro, Luis o Antonio, sino “el nieto del Follamulas”.

Y esto que digo viene a cuento cuando se habla del mundillo del videojuego (que con todo su fetichismo tecnológico para algunas cosas es muy pueblo, con su plaza central, sus problemas de lindes y sus caciques bocachancla), especialmente si se tocan los planes de futuro de una compañía como Nintendo. Quizás un poco más en su caso, porque ya son muchos años en el candelero, mucha obra maestra y mucha fórmula, lo épico y lo ridículo siempre bien a la vista para cualquiera que pase. Por eso extraña poco que al anunciar novedades (y más con nuevo hardware de por medio) el hecho de que uno siempre haya ido a tope con Metroid, o el recuerdo de aquel Zelda añejo que no llegó a cumplir las expectativas, pueda pesar más que el producto (incompleto, ojo) que se tiene delante.

Continuar leyendo «Presentación de novedades de Nintendo en Madrid – Crónicas de un pueblo»

«Rhythm Thief y el misterio del emperador» – Crítica

Rhythm Thief y el misterio del emperador
SEGA
Nintendo 3DS

Desde siempre me han gustado las películas musicales, y como disfruto muchísimo de las conversaciones difíciles que se resuelven con coreografías imposibles, de los números finales y (qué coño) del despliegue injustificado de lentejuelas y esmóquines, me sorprendo de la cantidad de veces que me encuentro con gente a la que le aburren, o que incluso echa de menos argumentos trabados, desarrollo en los personajes… realismo en escenas donde un desfile de majorettes y un coro de piratas pueden acompañar a la declaración de amor sin que los protagonistas tuerzan el gesto por la sorpresa. Es muy difícil explicar esto sin parecer condescendiente, pero al final es todo cuestión de lenguajes. Parece de cajón que hay géneros donde trama y contexto no son más que excusas para llevar la acción del punto A al punto B, y que en el musical en concreto la progresión de los actos se tiene que notar antes que nada en la escala de los números; la interpretación no pasa por la capacidad del actor para poner morritos sino en su talento para el meneo coordinado. La coherencia narrativa (cuando la haya) será un añadido agradable, nunca una necesidad. Jamás un obstáculo.

Continuar leyendo ««Rhythm Thief y el misterio del emperador» – Crítica»

«Catherine» – Crítica

Catherine
Atlus
PS3, Xbox 360

Críticos del mundo que le habéis sacado bola negra a Catherine (los dos que seréis), reconoced al menos que desde el anuncio del juego hasta su lanzamiento, pasando por las primeras capturas y su tortuosa búsqueda de distribuidor occidental, la gente de Atlus ha sabido jugar tan bien al despiste con público y medios que incluso ahora que lleva una semana en la calle nadie que no se haya sentado delante de él por lo menos una hora larga tendrá muy claro qué demonios esperar. ¿Aventura gráfica pseudoerótica? ¿implacable juego de puzzles? ¿confesionario interactivo? Catherine toca todos estos palos en un momento u otro, pero aspira a ser entendido como algo más que la suma de sus partes. Y si te parece que al jugarlo uno se retrata como ser humano, prueba a escribir sobre él. Verás qué risa.

Continuar leyendo ««Catherine» – Crítica»

«The Legend of Zelda: Skyward Sword» – Crítica

The Legend of Zelda: Skyward sword
Nintendo
Wii

Tú hazme caso a mí y cuando llegues a la plaza de Celestia, justo después de salir de la Academia de Caballeros (más o menos en el minuto diez de juego), si te has hecho con una guía por miedo a perderte, a no encontrar medallones o por una pura cuestión de comodidad, la coges ahora firmemente con ambas manos, la retuerces bien retorcida hasta lograr una hermosa pelota y entonces la envías ventana a través con un firme patadón castellano. Skyward Sword, como todos los títulos de la serie, es una larga y compleja aventura en escenarios casi inabarcables que a menudo deben recorrerse en varias ocasiones, poblados por secundarios que persiguen al jugador para encargarle recados mientras este procura no perder de vista la misión principal por aquello de que el destino del universo anda en peligro. Pero no hay que agobiarse si uno se ve algo perdido a veces: en Skyward Sword, como en la vida, como en los grandes Zelda, la diversión está en disfrutar el viaje.

Continuar leyendo ««The Legend of Zelda: Skyward Sword» – Crítica»