Tres cosas que aún se pueden aprender hoy del Luigi´s Mansion original

luigismanjl1ej

Cuando juego con amigos a New Super Mario Bros. nadie quiere ser un Toad, esos hombrecillos champiñón que parecen marionetas de dedo con bombachos. Mario y Luigi son siempre los primeros personajes que se escogen, y es normal porque son los que a todo el mundo suenan, pero ¿a quién le importan esos tipos-seta de los chalecos de colores? Da igual que la caja prometa juego cooperativo para cuatro personas si luego la partida no hace sitio más que para dos amigos que manejen fontaneros y un anfitrión resignado. Como para desbloquearlo hace falta a veces terminar el juego al derecho y al revés, y por culpa de ese salto endiablado que ahora gasta, elegir hoy a Luigi confiere además cierto estatus de jugador resabiao, de cierta honrilla de nintendero de pelo en pecho capaz de exprimir el juego más allá de lo humano, y así es fácil perder de vista que Luigi fue el Toad amarillo de toda mi generación, el que te tocaba ocasionalmente al jugar en casa ajena y permanentemente en la propia si tenías la mala suerte de ser el hermano canijo. Durante los ochenta y noventa, elegir a Luigi  significaba sencillamente que no te dejaban jugar con el fontanero de los colores correctos.

Luigi´s Mansion fue el primer intento de sacar partido a un personaje que, arrastrando veinte años de trayectoria en el momento del lanzamiento, había estado siempre a la vista sin destacar jamás. Y aunque en su momento le llovieron palos desde casi todos los frentes, la prensa al completo ha estado pendiente de cada brizna de información que Nintendo ha querido liberar de la secuela desde el primer anuncio hasta el estreno esta semana. Igual es porque Luigi´s Mansion era un juego mucho más sólido de lo que se le reconoció en su día y, entre que Adonías remata la segunda parte y la desmenuza en el análisis correspondiente, merece la pena repasar las tres razones por las que la primera seguiría siendo una de las cosas más importantes que le pasarían al mundillo si hoy se volviese a lanzar exactamente igual que como salió el día de su estreno.

Vamos allá.

Continuar leyendo «Tres cosas que aún se pueden aprender hoy del Luigi´s Mansion original»

Réquiem por PlayStation 2 (II)

PS2 Heads

Que en dos entregas (aquí la primera) que listan el juego favorito de cada autor para PS2 —sumando quince títulos en total— solo se haya repetido uno de ellos es señal inequívoca de que el catálogo de la consola a la que despedimos con la manita y una larga lagrima en cada mejilla no solo fue tremendamente prolífico, sino de una calidad y diversidad proporcional a su tamaño. Que después de dos entregas (aquí la primera) siga quedando espacio para una tercera y una cuarta, para más autores y más títulos, para destacar el favorito de mañana y el favorito que aún siquiera se conoce, es el signo indicativo definitivo de que el catálogo de PS2, aunque congelado ya, será siempre infinito.

Continuar leyendo «Réquiem por PlayStation 2 (II)»

Réquiem por PlayStation 2 (I)

requiemps2

PlayStation 2 acaba de morir. Muchos dirán que ya murió hace tiempo, otros dirán que no morirá nunca, pero nosotros, que ya saben que somos unos cínicos y unos desalmados, decimos que muere ahora: Sony ha anunciado que deja de fabricar la consola. Trece años ha aguantado esta consola pionera y que ha significado muchas cosas, como la culminación de una forma de entender los sistemas no peceros como cerrados e intocables y que se ha empezado a tambalear con su sucesora, o como el fin de los juegos de serie media que tanto nos gustan por aquí, que ha sido derrotado por la inevitabilidad de los Triples A y que a su vez verán caer su hegemonía gracias a las producciones indies, Internet y muchas otras cosas que discutiremos en otro momento. Porque aquí lo que hemos venido a hacer es rendir homenaje a una consola a la que hemos dedicado más horas de lo que, modestamente, estamos dispuestos a reconocer. Hemos vuelto a reunir a las mejores firmas de la prensa especializada y en dos majestuosas entregas nos van a contar cuáles son sus juegos favoritos de la (ahora sí) fenecida PlayStation 2. Atiende.

Continuar leyendo «Réquiem por PlayStation 2 (I)»

Destapamos los videojuegos de «Open Windows», lo nuevo de Nacho Vigalondo

spectrum

Salvo que ustedes sean unos anacoretas analógicos ajenos a todo movimiento relacionado con el entretenimiento electrónico y, a la par, desinteresados en la actualidad cinematográfica, no dudamos que están sobre aviso de ese magno acontecimiento disfrazado de película de próximo estreno dirigida por el cineasta Nacho Vigalondo, llamado Open Windows.

Continuar leyendo «Destapamos los videojuegos de «Open Windows», lo nuevo de Nacho Vigalondo»

Un poco de porno pixelado para todos los públicos a cuenta de una buena sartenada de samples de hip-hop retro

Vaya currazo se ha metido la buena gente de Spin para recopilar esta profusa lista de gente del hip-hop que ha sampleado en algún momento a clásicos (y no tan clásicos) del videojuego. Por supuesto, lo pixelado y lo chiptunero se lleva la palma, aunque sorprende encontrar a gente que lo ha petado con samples de bandas sonoras orquestales de rolazos poligonales de mucho sentir.

Continuar leyendo «Un poco de porno pixelado para todos los públicos a cuenta de una buena sartenada de samples de hip-hop retro»

Lo que me enseñó Topo

Topo cumple 25 años y lo festeja en Dimensión Topo con una web muy cuca aunque en la pestaña del navegador ponga DimesionTopo y la mayoría de los enlaces no vayan a ninguna parte. Lo importante es que los responsables de los clásicos originales de nuestra Edad de Oro permiten jugar a clásicos emulados en la misma web. Clásicos como Mad Mix Game, Butragueño o Spirits, entre otros, en sus versiones de Spectrum o Amstrad, porque los sufridos usuarios de Commodore nunca recibimos mucha atención de las compañías patrias (aunque Topo no llegó a los niveles de desaire de Opera, que eso sí que era para arrancarse los pelos de los huevos a dentelladas). (Menos mal que aún no teníamos pelos en los huevos).

Continuar leyendo «Lo que me enseñó Topo»