Plantas, zombis y lo gratis

Se confirma el 18 de julio como fecha de salida de la continuación de Plantas contra Zombis, con la coletilla de It’s about time!, ese sutil juego de palabras entre «ya era hora» y «ahora la cosa va de viajes en el tiempo». Zombis en barcos pirata, en el salvaje oeste, en el jardín de tus padres cuando eran críos, zombis en todas las épocas y en todas partes. Bueno, en todas partes no, que ya se sabe de los contratos de exclusividad, de que primero saldrá en iOS y luego en el resto de plataformas. La masa ya ha sacado las antorchas para quejarse ante semejante ofensa (pueden ver los comentarios al vídeo adjunto en Youtube y se harán a la idea), además de rasgarse las vestiduras ante la noticia de que Plantas contra Zombis 2 será free to play. La noticia no nos coge por sorpresa, y le encontramos además un tercer significado a la coletilla de marras: que la cuestión del tiempo se refiera a las horas de grinding que podrás ahorrar soltando un par de dólares. Como indica el propio título, el tiempo lo dirá. Y mientras esperan, no dejen de seguir las noticias sobre Zynga y sus éxitos en este maravilloso modelo de negocio.

Se venden lágrimas de unicornio

Me han asaltado muchas dudas a la hora de elegir la imagen que encabeza este texto. La continuación de Robot Unicorn Attack, surgida por sorpresa en el App Store este jueves, presenta una cara mucho más lucida que el original, con mejores efectos visuales, monstruos rocosos que embestir con auras arcoiris y robóticos cachalotes unicornio jaleando nuestro éxito. Se merece, en consecuencia, una captura de pantalla que muestre todo eso. Esa captura la encontrarán en la descripción del juego en el bazar, ilustrando el flamante y gratuito nuevo título de la factoría Adult Swim. Siempre, siempre en la humilde opinión de un servidor, la imagen del encabezado captura mucho mejor la auténtica esencia de Robot Unicorn Attack 2: la de una máquina de recaudar micropagos. Y espero que me perdonen por habérsela mostrado.

Continuar leyendo «Se venden lágrimas de unicornio»