Un verano en «Mountain» (III) – La Montaña Náufraga

JMountainV

Mountain
Mac, PC , iOS (versión comentada)
David OReilly
2014

(Mi hijo de cinco años se me acerca. Quiere curiosear qué demonios toqueteo en el iPad mientras descanso en el sofá)

-¿Qué es eso? (se asoma)
-Es una montaña.

(En la pantalla hay una montaña. Arrancada de raíz de la tierra. Levitando. Texturas sencillas. Pocos poligonitos. Clipping. Nieva. Arbolitos.)

-¿Es un juego?
-Sí, bueno, es una aplicación.
-Ah… (silencio) ¿Y qué hay que hacer?
-Pues mirar. Miras la montaña, y ¿ves? Puedes moverte alrededor. Hay arbolitos. Mira.

(Se queda mirando curioso)

-Sí, pero ¿qué hay que hacer?
-Ya te digo. Mirar. Puedes rotarla, alejarla. ¿Ves? Está en el espacio. A veces nieva, o llueve, o te tira cosas del cielo. Si le das aquí, hace música. ¿Ves? Es como un piano.
-¿Y para qué hay que tocarlo?
-No sé, supongo que así el programador se ahorraba la banda sonora.
-¿Hay que dar de comer a la montaña? ¿Es como Pou? Tiene forma de Pou.

(Silencio)

-Pues no, es que es una cosa filosófica. Había un poeta chino, Li Po, al que le gustaba mucho la montaña, y…
-¿Vivía en la sierra?
-Sí, tenía casa en la sierra. Como te decía, estaba en la montaña y escribía. Y decía que lo que realmente perdura es la montaña. Cuando nosotros no estemos, ella seguirá siempre ahí.

(Silencio, y miradas alternativas iPad-yo-Montaña)

-¿Y la montaña nunca se va? ¿Dura para siempre?
-Bueno, al menos hasta que salga un nuevo iPad iOs 8 y la aplicación no sea compatible…
-¿Eh?
-Nada. Bueno, es así. ¿Quieres probarla?
-Vale

(Le dejo un rato con el iPad. Cuando llego a los 10 minutos miro la pantalla.)

-¿Has puesto Pou?
-Sí, es más divertido. Lo otro era un rollo.

(Pasan tres días. Mi hijo se acerca mientras estoy con el iPad)

-Papá, ¿qué tal la montaña?
-Bien. Sigue allí. Bueno, seguro que sigue allí.
-Hasta que salga un nuevo iPad, ¿verdad?

(Me viene a la cabeza una escena de hace muchos años frente al PC. Observando una escena que representa a un náufrago en una isla desierta: si te quedabas el tiempo suficiente le veías hacer todo tipo de cosas graciosas, muy imaginativas. Era un fantástico salvapantallas. Me pregunto qué haría el isleño si tuviese un PC e instalara Mountain. Se quedaría mirándola, la utilizaría como un especie de salvapantallas propio. Podría quedarme entonces escrutando para siempre al eterno isleño mientras él mira la montaña eterna. Eso no podría describirlo nadie. Ni Li Po.)

«Anna» – Crítica

Anna
Dreampainters
PC

Esto no es una crítica de Anna, no se fíen del título. Tampoco es que habitualmente se pueda llamar crítica a lo que yo hago, me centre en el juego estudiado o no lo mencione en toda la entrada, pero de verdad: esto no es una crítica de Anna. Lean otra vez la de Sleeping Dogs si quieren saber lo que es analizar un juego.

Continuar leyendo ««Anna» – Crítica»