«Undercover Cops» – Travestismo Del Futuro

UC

Undercover Cops
1992
Arcade, SNES
Irem

Miren alrededor. Me pregunto cuándo narices perdimos el norte. Quiero decir, estamos enfrentados en constante discordia, no toleramos un mínimo fallo, ajuiciamos y enarbolamos crítica como auténticos expertos en cualquier materia. Es más, parece que estemos deseando que todo explote, sin advertir que la mierda puede salpicarnos como metralla. Quiero creer que hubo un tiempo donde los ánimos estaban más coloreados, con exacciones más naturales, donde nuestros demonios interiores dormían relajaditos.

Continuar leyendo ««Undercover Cops» – Travestismo Del Futuro»

«R-Type Leo» – Matamarcianos refundado

R-Type Leo

R-Type Leo
1992
Arcade

Nanao

(Artículo publicado anteriormente el 22 de marzo de 2011 en el blog de Mondo Píxel.)

Vuelve el viejo debate: si la secuela de un exitazo prescinde de las mecánicas de juego que fueron señas de identidad del original, ¿debería considerarse al nuevo capítulo como un episodio más de la serie? De primeras les diremos que deberíamos tomar a R-Type Leo como un episodio más de la saga R-Type simplemente por el «R-Type» que luce su título. Ahora bien: si todas las decisiones que tomaron en Nanao, equipo de desarrollo interno de Irem (los creadores del primer título de la saga) fueron tan drásticas como eliminar de R-Type Leo el Wave Cannon —ese láser que deviene más potente conforme mantengamos más tiempo pulsado el botón de disparo— y el Force —el satélite que se sitúa a la derecha o a la izquierda de la nave que manejamos y que puede ser utilizado como herramienta defensiva además de como arma ofensiva—, entonces, ¿tienen razón aquellos fans que piensan que Leo no debería considerarse un R-Type porque comete pecados contra la serie más grandes que la vida?

Continuar leyendo ««R-Type Leo» – Matamarcianos refundado»

«Kung-Fu Master» – Línea recta perfecta

kungfumaster

Kung-Fu Master
Irem
Arcade
1984

Desde el momento en el que jugué por primera vez a esta máquina (y jugué desde muy temprana edad, oh sí), me fascinó su perspectiva perfectamente lateral, su ridículo ritmo procesional que impedía un acercamiento de los enemigos al héroe más que de frente y por la retaguardia. Sin subterfugios, sin posibilidades más allá de la frontalidad suicida o la desnuda traición absoluta (que para el espectador no es tal debido a su privilegiada posición a este lado de la cuarta pared). Esa carencia de profundidad daba al juego una honestidad que cerraba el círculo de referencias que ponían en pie su mitología iconográfica: tanto el título como la ambientación en una difusa época de la China más o menos moderna, como el título original del juego (el japonés Spartan-X, referencia al peliculón de Jackie Chan paradójicamente ambientado en Barcelona y que aquí se tituló Los Supercamorristas) como, en fin, la auténtica referencia fílmica del juego, la inconclusa y mítica Juego con la Muerte de Bruce Lee. Es decir, la honestidad de la hostia seca, ejemplificada también en las soberbias instrucciones de la versión japonesa, suavizadas en Occidente: «Rescue girlfriend – hit people».

Continuar leyendo ««Kung-Fu Master» – Línea recta perfecta»