Ouya: apostar por lo indie

ouya

Nos encantan las guerras de consolas. Es tanto el furor que generan que hoy por hoy podemos comentar las presentaciones del E3 como quien sigue los play-offs de la NBA. Esa competitividad tiene sus raíces en el hiperconsumo que, tal y como lo definió Gilles Lipovetsky, se trata de un impulso narcisista y emocional donde generamos vínculos alrededor de un producto de consumo. La elección de consola, determinada en el pasado por cuestiones económicas o geográficas, era una forma de, en la infancia y adolescencia, determinar una identidad al crear un nexo con una comunidad concreta. Pero hoy en día muchos de esos condicionantes han desaparecido y, sin embargo, la rivalidad más en alza que nunca. Por un lado, hemos sustituido el lenguaje agresivo y competitivo del pasado por otro método de identificación: la ideología como elemento diferenciador entre consolas.

Continuar leyendo «Ouya: apostar por lo indie»

Canabalt Infinite

Más Canabalt

Esto que ven aquí arriba es el resultado de la última actualización de Canabalt: un mapa. La ciudad bajo asedio más pateada del mundo se presenta en los tonos azulados de siempre con ocho nuevos niveles, listos para ser recorridos hasta la muerte, solos o en compañía. No esperen descubrir qué ha pasado, adónde van o cómo arreglarlo. Tan solo elijan un nivel y pónganse a correr, a medir saltos al milímetro y controlar su velocidad, hasta que una pared les envíe al infierno y a una lista de puntuaciones.

Continuar leyendo «Canabalt Infinite»

Teorías frustradas. Oh yeah! Oh yeah! Oh yeah!!! Oh no…!

ouya_remote_console

Hace un par de semanas se celebró en Leeds un encuentro orientado a presentar y profundizar en lo que tiene que ofrecer Ouya, la consola open source de moda nacida de un arranque de patada. Estas presentaciones no son muy habituales; no es como si detrás de Ouya hubiese una gran compañía dispuesta a hacer conferencias internacionales en directo para no decir nada. Hubo una en Londres en enero, otra en París en algún momento del año pasado y, estoy seguro, unas cuantas aquí y allá en Estados Unidos. Pero la máxima actividad está en internet, en el (barra «los») foro(s) donde se reúnen desarrolladores y mecenas para realizar hipótesis sobre posibilidades y descubrir, día a día, de qué coño va eso de Ouya. Todo a puerta cerrada (pero sin cerrojo: solo hace falta empujarla) y en un ambiente con el aire demasiado cargado como para pensar con claridad. Por suerte para ustedes a mí no me hace falta respirar.

Continuar leyendo «Teorías frustradas. Oh yeah! Oh yeah! Oh yeah!!! Oh no…!»