«Weapon Shop de Omasse» – Weapons, Please

Weapon Shop de Omasse

Weapon Shop de Omasse
2012
Nintendo 3DS eShop
Level-5 Inc

Papers, Please salió a mediados de 2013; Weapon Shop de Omasse, a mediados de 2012. (Originalmente; en España ha salido hace nada, ya en 2014.) El juego de Lucas Pope me vino a la cabeza desde el principio jugando a este simulador de herrero de RPG, escrito por el cómico japonés Yoshiyuki Hirai. En ambos te encargas de una tarea rutinaria y a priori poco atractiva; muchos de los aciertos de Papers, Please, los principales, seguramente, no están presentes en Weapon Shop de Omasse, pero no me saco la comparación de la cabeza. El alcance del juego de Nex Entertainment y Level-5 es muy distinto, claro (donde Papers, Please nos apunta a todos, Weapon Shop sólo busca complicidad con los que sepan pillar las referencias), pero el esqueleto es parecido: gestionar la burocracia diaria de un engranaje minúsculo en un mecanismo mayor que se nos escapa, garita de frontera soviética o tienda de armas de un RPG japonés, para mantener nuestra estabilidad financiera, manteniendo el equilibrio entre el bien de nuestros clientes y el de nuestra familia, en el caso que nos ocupa nuestro maestro herrero y nosotros mismos.

Continuar leyendo ««Weapon Shop de Omasse» – Weapons, Please»

«Papers, Please» – Adoro al líder

Papers, Please
Lucas Pope
PC
2013

En cada una de sus partidas, en todas a la vez, Papers, Please puede hablar de desviaciones burocráticas, de la banalidad del mal, de pobreza y consecuencias, de decisiones morales o afectivas, de tedio en el oficio, de cómo, inexplicablemente, un régimen basado en una dictadura-totalitaria-fascista-militar-comunista arroja tantos finales negativos, y de tantas otras cosas que intentar citar (lo digo ahora que ya no me salen más al vuelo) sería inútil; pero si tuviera que elegir una sola, la que más me ha obsesionado por ser a la vez de las primeras inquietudes que me asaltaron y la menos frecuentemente tratada –por intrínseca al medio–, sería la de la figura del desarrollador como opresor supremo.

Continuar leyendo ««Papers, Please» – Adoro al líder»