Los créditos finales de «Rompe Ralph»y algunas preguntas a su director

Por aquí estamos entusiasmaditos con el buen gusto y el saber hacer de Rompe Ralph, una película que reseñamos en su día y que nos entusiasmó por su forma de encadenar homenajes y guiños sin que eso supusiera un obstáculo para el disfrute de la película en sí misma, una enloquecida aventura con las mejores reflexiones sobre el medio digital para todos los públicos desde Tron. Como tiene los días contados antes de su aparición en formatos domésticos, empiezan a florecer los tutubos con sus mejore escenas. Aquí traemos sus créditos finales, un rastrillo de guiños que acaba convirtiéndose en un estupendo quién es quién del medio, cosido con gusto y humor. Una pena que falte el mejor, el último, el post-todo. Habrá que esperar al blu-ray, y para hacer tiempo nada mejor que esta estupenda entrevista con su director Rick Moore, que aquí responde a preguntas del populacho como qué pasa con Mario o si habrá secuela.

«¡Rompe Ralph!» – Crítica

Wreck-it Ralph!
Rich Moore
2012

Recomiendo a los amantes de los videojuegos clásicos que contengan su emoción con la avalancha de guiños al medio que lleva a cuestas ¡Rompe Ralph!, un auténtico festival de amor por los juegos retro y la cultura del arcade. Lo recomiendo porque, como si de unos cantos de sirena se tratase, es sencillo perderse en el laberíntico y gozoso catálogo de guiños a héroes y antihéroes del mondo píxel que habitan en cada rincón de la película. Desde las más obvias apariciones de un Kano, un fantasma de Pac-Man o un Bowser a los algo más intrincados papeles de Paperboy, Aerith, la línea del Qix o la casita de Q-Bert, ¡Rompe Ralph! es un festival de homenajes al usuario talludito, que disfrutará como un bebé cuando identifique el Konami Code o sepa qué le pasa a la pantalla del cine después de los créditos finales. Lo digo como absoluto devoto de la estética cuadriculada, artificiosa y brillante del píxel: ¡Rompe Ralph! es casi porno videolúdico para treintañeros.

Continuar leyendo ««¡Rompe Ralph!» – Crítica»