Jugar siendo el Otro

En el fervor de estos días, donde tanto se ha dedicado a la representatividad en los videojuegos, se han esgrimido argumentos desde los que se distingue un enorme problema del medio en cuanto a reconocer algunos de los patrones básicos que lo configuran. Entendemos que el papel de nuestro avatar no se sustenta sólo en definir una imagen condescendiente de nuestro ideal del yo, como fantasía de poder, sino también la capacidad de los videojuegos para hacer de esa proyección una suerte de empatía.

Continuar leyendo «Jugar siendo el Otro»

«Far Cry 3» y el equilibrio de la libertad

Far Cry 3 me ha ayudado a descubrir, quizá por enésima vez, quizá por vez primera de forma consciente, otra de las razones (si no la única) por la que algunos ARPG me pegan tan fuerte en la cara que nunca más quiero volver a ellos, solo que termino haciéndolo de nuevo. «Esta es la última vez que bebo». Llámenlo Skyrim, llámenlo Last Story, llámenlo Dragon Age o como quieran, por citar unos cuantos recientes: todos ellos me provocan tedio cuando apenas llevo un par de horas en su mundo imaginado, cuando ni siquiera han empezado a ser videojuego ni han desplegado su gran abanico de posibilidades, o quizá lo han hecho pero yo he sido incapaz de descubrirlo, vencido por el aburrimiento.

Continuar leyendo ««Far Cry 3» y el equilibrio de la libertad»