«Killer is Dead» – Cuando personal quiere decir otra cosa

killerportada

Killer is Dead
2013
Grasshopper Manufacture
PS3 (versión comentada), 360. A partir de mayo en PC

Como todas las etiquetas, la de indie es útil solo el tiempo que tarde tu público en darse cuenta de la cantidad de productos distintos, cada uno de su padre y de su madre, que estás metiendo en el mismo saco. Tan indie es Thomas Was Alone como Dear Esther. Guacamelee! y Minecraft. Geometry Wars y Journey. Si las discusiones sobre qué es un videojuego o las de si se les debe considerar arte no te han dado ya ganas de buscarte otra afición, la de dónde empieza y acaba lo indie puede ser la que termine de una vez por todas con lo que te quede de paciencia. Recopilemos: a veces se llama así a juegos paridos por equipos de desarrollo pequeños, pero no siempre es el caso. Otras es sinónimo de bajos presupuestos, trabajos experimentales o dirigidos a un público que la gran industria suele pasar por alto. Pero también es fácil encontrar ejemplos muy sonados que se pasan por el forro cuanta puerta se le quiera poner al campo. Aunque es fácil encontrar nombres propios asociados a los grandes lanzamientos (los hermanos Houser. Miyamoto, por amor de Dios), al final se suele llegar al acuerdo de que, hoy por hoy, indie es aquel juego de escala media-baja en que prevalece la visión autoral. Esta solución resulta cómoda por maleable: es difícil concretar los límites de algo que depende en gran medida de por dónde nos salga hoy el autor, así que el tiempo que nos ahorramos en discutir lo podemos invertir en jugar.

No seré yo quien se queje.

Continuar leyendo ««Killer is Dead» – Cuando personal quiere decir otra cosa»

«Sine Mora» – Crítica

Sine Mora
Digital Reality, Grasshopper Manufacture
Xbox Live Arcade

Como está feo tirar a la basura los electrodomésticos del casero, en el salón de casa Gabaldón reina un mastodóntico televisor de tubo de 32 pulgadas (eso sí, de pantalla plana) para el entretenimiento de toda la familia, especialmente el de los felinos habitantes en su camino hacia cotas más altas en la estantería. El resultado de utilizar una pantalla así es como el de una media puesta sobre el objetivo de una cámara, así que los juegos de pixelazo se muestran fantásticamente bien sin necesidad de efectos de escalado, con sus arrugas a salvo de la alta resolución que airea sus vergüenzas y petándolo como siempre en lo que más importa, ya saben a qué me refiero. Los juegos modernos, sin embargo, pierden algo de lustre con resoluciones tan bajas, y en ocasiones se ven afectados de forma irremediable hasta el punto de hacerlos injugables. Ahí están los textos de pantalla de Dead Rising, cuya lectura era imposible antes de que Capcom lo parcheara. O los problemas del reciente Minecraft para Xbox Live, un éxito de ventas que no se puede jugar a pantalla partida en un televisor convencional. Pongo estos dos ejemplos porque ambos son juegos excelentes, y sobrellevan estos problemas gracias a otros méritos que nos hace perdonarlos. Y porque gracias a ellos puedo reconciliarme con mi conciencia y asumir que mi deficiente televisor no es el culpable de que Sine Mora me haya dejado tan frío.

Continuar leyendo ««Sine Mora» – Crítica»

En serio: los juegos de 2012 que más esperamos

Nos entristece profundamente que alguien pensara que realmente tenemos ganas de que juegos sobre multimillonarios en calzoncillos corriendo detrás de una pelota o dramas en los que el videojuego es arte protagonizados por una marsopa gigante o la enésima demostración de que los videojuegos también pueden tener la narrativa torpe y ramplona de una película de Hollywood puedan suscitar el más minimo interés por aquí, como si esto fuera otro subproducto de Bloguitos SL. Vale que hay fans que parece que viven en un eterno Día de los Inocentes (por no hablar del de la Marmota), pero demonios: concédannos un mínimo de dignidad. En fin, que todo hay que explicarlo: ahora sí, ahora de verdad, ahora sin bromazo de por medio… estos son los videojuegos de 2012 que esperamos con más ganas.

Continuar leyendo «En serio: los juegos de 2012 que más esperamos»