«Conan» – El señor del acero

Conanbox

Conan
THQ
PS3 (versión comentada), XBox 360
2007

– ¡Herasmus! ¿Qué es lo mejor de la vida?

– La literatura sin complejos, los monstruos descomunales, las historias de gente mala haciéndose putadas, la paella de mi mujer, este gif.

Continuar leyendo ««Conan» – El señor del acero»

«The Punisher» – El justiciero de la ciudad

punisher_the_game_1024

The Punisher
Volition Inc
PS2 (versión comentada), XBOX, PC
2005

Es cosa más que sabida que cuando parieron a Punisher como villano-con-su-poco-de-razón en Amazing Spider-Man 129, sus muchos padres tenían en la cabeza el fenómeno de Death wish, aquel peliculón con Charles Bronson que en ese momento estaba haciendo unas taquillas tan desorbitadas como merecidas. La película se desviaba completamente de la novela de origen, donde la figura del vigilante se miraba con algo más que  desconfianza, para plantear un Nueva York tan echado a perder como para que solo se pudiera meter cordura en la cabeza de los jóvenes haciendo sitio primero con un calibre 38. Funcionó… bueno, como un tiro. Pero nuestro Punisher, a pesar de que cayó bien enseguida, no terminaba de encajar con el tono del héroe Marvel de la época. Se probaron aproximaciones muy distintas para hacerle sitio entre hombres-araña y filántropos vestidos con armaduras de hierro (balas tranquilizantes, control mental para justificar según qué excesos…), pero todas sus historias parecían algo desvahídas hasta la miniserie de 1986.

Y una cosa que no se cuenta en las solapas de los recopilatorios es que para 1986 ya había un Castigador real suelto por las calles.

Continuar leyendo ««The Punisher» – El justiciero de la ciudad»

Réquiem por THQ

50cent

Bueno, qué rachita llevamos, ¿eh? Que si Playstation 2 fenecida, que si cierran estudios a tutiplen, Grasshopper comprada por un gigante del MMO, Disney llevándose por delante Junction Point, y por supuesto, la hecatombe THQ. Ya informamos de ella con detalle aquí, y sin duda una opinión muy extendida entre los espectadores casuales del espectáculo del gigante derrumbándose es «Bueno, tampoco era para tanto, ¿no». No, en efecto, no lo era… casi todo el tiempo. THQ, como cualquier casa, tenía de todo, y había juegos decentes en su catálogo para alegrar más de una hora y más de dos. Revisemos, si les parece, algunas de las joyas ocultas de THQ. Y sí, ya sabemos, Metro 2033 estaba muy bien, Darksiders estaba muy bien… pero hablamos de joyas DE VERDAD.

Continuar leyendo «Réquiem por THQ»

Juegos contra la crisis: Warhammer 40K

Casi todo el Warhammer 40.000 de THQ (menos los últimos DLC de Space Marine, maldición) está de oferta en Steam con un descuento del 66% hasta que se acabe el día de hoy. O, lo que es lo mismo: los dos juegos de estrategia que dejan en ridículo a Blizzard y el juego de tiros y hostias como bolas de demolición contra un matadero hecho de carne explosiva, a precios ridículos. O, lo que es lo mismo: casi todo el catálogo reciente de uno de los mejores estudios de la última década y pico, Relic, puesto de gala y haciendo la calle al mismo tiempo ante la que se avecina en THQ.

Pero vayamos por partes:

Continuar leyendo «Juegos contra la crisis: Warhammer 40K»

«Saints Row: The Third» – Crítica

Saints Row: The Third
Volition / THQ
PC / PS3 / Xbox 360
Versión comentada: Xbox 360

En qué creo

Creo en el poder de los videojuegos para rehacer el mundo, liberar la verdad que hay en nosotros, alejar la noche, trascender la muerte, encantar las autopistas, congraciarnos con los pájaros y asegurarnos los secretos de los locos.

Creo en mis propias obsesiones, en la belleza de salir despedido por el parabrisas al chocar contra un hombre mutante de trescientos kilos, en el reencuentro con nosotros mismos al realizar llaves de lucha libre desnudos, en la excitación de las explosiones múltiples, en la elegancia de las persecuciones de cuadrigas tiradas por sadomasoquistas, en el misterio de las inalcanzables azoteas de rascacielos, en la poesía de derribar a una prostituta con un consolador gigante.

Continuar leyendo ««Saints Row: The Third» – Crítica»